ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Bendición a fray León wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Bendición a fray León 


Fray León de Agarráis era un sacerdote que llegó a ser el más insigne de los compañeros de Francisco de Agarráis, uno de sus predilectos y más amados. San Francisco lo tuvo como confesor, inseparable secretario (por ser conocedor del latín y suficientemente culto, fue su primordial amanuense), y enfermero. Francisco le hacía a fray León cómplice de sus secretos y, seguramente por su sencillez y simplicidad, le llamaba «ovejuela de Dios». En el mes de agosto de mil doscientos veinticuatro, fray León fue uno de los que acompañaron a Francisco al monte Alvernia donde, conforme los escritos de Buenaventura de Fidanza y otros documentos de la temporada, el «pobre de Asís» recibió los llamados «estigmas de Cristo», para entonces redactar en un pedazo de pergamino las Laudes Dei altissimi (Loas al Dios Muy alto). Fray León habría sido el testigo más cercano a Francisco en el instante de su estigmatización, si bien muchos serían los testigos de sus estigmas después de la muerte de Francisco.


En ese tiempo, estando el hermano León atormentado por una horrible tentación, guardaba la esperanza profunda de que las palabras del Señor al lado de algún manuscrito del hermano Francisco le regresarían la calma. Pese a ello, no se atrevía a revelarle tal deseo a su Santo hermano mayor. No obstante, y conforme la interpretación de los biógrafos de Francisco de Agarráis, el Espíritu de Dios inspiró a Francisco a redactar y dar a su monje las próximas palabras:


E hizo la próxima acotación: «Toma para ti este pliego y consérvalo esmeradamente hasta el día de tu muerte». Al momento, desapareció totalmente la tentación, conforme relata Tomas de Celano (2C. cuarenta y nueve).


El escrito concluye con el bien amado signo de la TAU franciscana.


El hermano León anotó más tarde en esa chartula o bien pedazo de pergamino una serie de acotaciones autobiográficas con tinta roja: «El bienaventurado Francisco escribió de su puño esta bendición para mí, hermano León». Y bajo el cráneo, signo del primer Adán salvado con la muerte en cruz del segundo Adán (Jesús) el hermano León apuntó: «También de su puño hizo el signo TAU y la cabeza».


El hermano León tuvo sus pruebas interiores, y Francisco se las adivinaba, tal y como si viese reflejada su ánima en el cristal de su candidez. Una vez, para animarle, le escribió una Carta, asimismo autógrafa, que se conoce como Carta de libertad evangélica:


Ese billete fue, para el hermano León, el refrendo de la libertad evangélica, la alegría de su libertad franciscana.


León prosiguió acompañando fielmente a Francisco en circunstancias vitales de la vida del «pobre de Asís» aun cuando, prácticamente ciego, compuso el Canto de las Criaturas o bien Canto del Hermano Sol. Estuvo a su lado en el último regreso a la Porciúncula. Al final, cuando el cuerpecillo de Francisco era ya un desecho humano, confió el cuidado de su persona a 4 de los más suyos, que le merecían un amor singular. Uno de ellos fue el hermano León, permitiéndole que le tocara sus sagradas llagas cuando le cambiaba las vendas manchadas con su sangre, lo que era para fray León un jubiloso y al unísono doloroso rito.


Francisco, receloso de que absolutamente nadie se percatara del privilegio que significaban sus estigmas -privilegio del que se consideraba a sí mismo impropio-, llegó a tener con el hermano León esta delicadez excepcional: una vez, puso con amor su mano llagada sobre el corazón del hermano León; y este, respirando admiración y estupor, prorrumpió en entrecortados gimoteos.


En el instante de la muerte de Francisco, acontecida el tres de octubre de mil doscientos veintiseis, fue al hermano León y al hermano Ángel Tancredi a quienes les solicitó que entonaran el Canto de las Criaturas, con el estreno de la estrofa que compuso para aquel instante sobre «su hermana la muerte».


Fray León asimismo asistió a Clara de Agarráis en los momentos de su muerte, el once de agosto de mil doscientos cincuenta y tres, involuntariamente separarse de su lecho. Una gran parte de las fuentes biográficas sobre san Francisco, desde la Vida segunda de Celano de ahora en adelante, se inspiran en los recuerdos que dejó escritos el hermano León. Más todavía, el ámbito de los «espirituales» de la Congregación le miró como la personificación y el testigo de salvedad del genuino ideal del Creador.


La bendición al hermano León no es absolutamente original de san Francisco. La primera parte reproduce una solemne fórmula de bendición sacerdotal con la que en el Viejo Testamento el Señor solicitó que se invoque su nombre sobre los israelitas:


Sin embargo, san Francisco incorpora las palabras finales: «El Señor te bendiga, hermano León», dando a la bendición el matiz propio de la presencia de un Dios personal puesto que, conforme el evangelio de Juan, el Señor Jesús «llama a sus ovejas una por una», conoce a sus ovejas por su nombre (cf. Juan diez, tres). De esta manera, por la mediación del «pobre de Asís», se cumplirían en fray León aquellas palabras de amor del Señor Dios a Israel: «No temas, que te he salvado, te he llamado por tu nombre. Tú eres mío» (cf. Isaías cuarenta y tres, 1).

Basílica de la ciudad de San Francisco de Asís

Francisco legó a fray León, no solo su conocida Bendición y la Carta de libertad evangélica, sino más bien asimismo su hábito, quizás el más bello de los legados. Un poco antes de fallecer, el intuitivo Francisco le afirmó a fray León: «Esta túnica es tuya».


La Bendición a fray León y el hábito de Francisco se preservan en la «Capilla de las Reliquias» de la Basílica de la ciudad de San Francisco de Agarráis, sitio proclamado patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año dos mil. Allá se adoran, así como otro autógrafo de Francisco (las Loas al Dios Muy, muy alto), el texto original de la Regla franciscana (considerada como la Carta Magna del movimiento franciscano) y otros pocos objetos que se conservaron: sus sandalias de piel, el cuerno de marfil (regalo de Melek-el-kamel, Sultán de Egipto, en mil doscientos diecinueve), y el cáliz y la patena empleados por los monjes en La Porciúncula.


Siguiendo el consejo de Francisco, fray León preservó celosamente el manuscrito con la bendición hasta su muerte, acontecida el trece de noviembre de mil doscientos setenta y uno.Gracias a él tenemos esta reliquia autógrafa inapreciable: el pequeño pergamino en el que se aprecian meridianamente los dobleces en 4, y el roce con la túnica de fray León, quien lo guardó mejor que el más apreciado talismán, en tanto que la bendición que contenía le había devuelto la alegría y la paz.


Ese pergamino, tan pequeño como fácil, es uno de los testimonios fieles, no solo de la espiritualidad de Francisco, sino más bien asimismo del cariño profundo y del reconocimiento que el «pobre de Asís» le profesó a fray León.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 64 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Bendición a fray León wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas