ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Calendario juliano wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Calendario juliano 


En términos astronómicos, el calendario juliano se adelanta respecto al año trópico más o menos un día cada ciento veintiocho años lo que equivale a once minutos catorce segundos de exceso al año. Para el calendario gregoriano, la cantidad es de un día cada tres mil trescientos veinticuatro años. La diferencia en la longitud media del año entre el calendario juliano (trescientos sesenta y cinco,25 días) y el Gregoriano (trescientos sesenta y cinco,2425 días) es del 0,002 por ciento .


El calendario juliano tiene un año regular de trescientos sesenta y cinco días divididos en doce meses. Se añade un día bisiesto a febrero cada 4 años. El año juliano tiene por consiguiente un promedio de trescientos sesenta y cinco,25 días, ajustando más o menos con este día auxiliar la duración del año trópico. Si bien los astrónomos helenos ya sabían (por lo menos desde Hiparco, un siglo ya antes de la reforma juliana) que el año trópico era unos minutos más corto que trescientos sesenta y cinco,25 días, no se consideró esta diferencia. Como resultado, el calendario juliano perdía en torno a 3 días cada 4 siglos en comparación con los equinoccios observados con el paso de las estaciones. Esta discrepancia fue corregida por la reforma gregoriana de mil quinientos ochenta y dos.

Relación entre el calendario juliano
y el calendario gregoriano:
El calendario gregoriano tiene exactamente los mismos meses que el calendario juliano, y en los dos sistemas los años cuyo número es múltiplo de cuatro son bisiestos, con la excepción de que en el calendario gregoriano los años que son múltiplos de cien no son años bisiestos, salvo los que sí son fraccionables por cuatrocientos. Desde su creación, la data del calendario juliano ha amontonado un retraso de trece días respecto al paso de las estaciones. En consecuencia, la data juliana continuará trece días por detrás (desde el catorce de marzo de mil novecientos gregoriano // 1 de marzo juliano; y hasta el veintiocho de febrero de dos mil cien gregoriano // quince de febrero juliano) de la data indicada en el calendario gregoriano, en el que se redujo en buena medida la diferencia respecto a la duración del año trópico. La diferencia entre los 2 calendarios se va a ir acrecentando con el paso del tiempo.

El calendario juliano ha sido sustituido como calendario civil por el calendario gregoriano en prácticamente todos los países donde se usaba, si bien prosiguió siendo aún el calendario civil de ciertos países hasta inicios del siglo veinte. Por servirnos de un ejemplo, Egipto pasó del veinte de diciembre de mil ochocientos setenta y cuatro (juliano), al 1 de enero de mil ochocientos setenta y cinco (gregoriano). Turquía cambió (con fines fiscales) del dieciseis de febrero (juliano) al 1 de marzo (gregoriano) de mil novecientos diecisiete. Rusia pasó del 1 al catorce de febrero de mil novecientos dieciocho. La propuesta original en Rusia había sido corregir 1 día todos los años, propagando el cambio a un periodo de 13 años, y pasar el día bisiesto a los años precisamente fraccionables por ciento veintiocho (por poner un ejemplo, mil novecientos veinte). Grecia hizo el cambio con fines civiles pasando del dieciseis de febrero al 1 de marzo de mil novecientos veintitres. No obstante, el Día Nacional (veinticinco de marzo), que era una celebración religiosa, continuó fijándose conforme el viejo calendario. Esto creó confusión, y el 10/23 de marzo de mil novecientos veinticuatro la iglesia empezó a emplear el nuevo calendario civil para las fiestas religiosas fijas.


De pacto con el sistema del calendario gregoriano, se incluyen 7 días bisiestos cada novecientos años. Este hecho motiva que la Pascua, cuyo cálculo depende del equinoccio de primavera y de las fases de la Luna, pueda caer en el mes de abril o bien en el mes de mayo. (Véase: Computus, donde se especifica de qué manera se fija esta data.)

Cambio al calendario gregoriano

Muchas áreas donde se han implantado religiones cristianas asimismo han reemplazado el calendario juliano por el gregoriano como base para sus calendarios rituales. No obstante, la mayor parte de las iglesias ortodoxas de oriente aún usan el calendario juliano para calcular las datas de las fiestas móviles, incluyendo la Pascua. Ciertas iglesias ortodoxas han adoptado un calendario juliano revisado para las fiestas fijas, al tiempo que otras iglesias ortodoxas sostienen el calendario juliano en todos y cada uno de los sentidos. El calendario juliano aún es usado por los bereberes del Magreb a través de el calendario bereber, como por las comunidades religiosas del Monte Athos. En la manera del calendario copto, es la base para el calendario etiope, que es el calendario civil de Etiopía.


Durante la transición entre calendarios y a lo largo de cierto tiempo después, fue usado el fechado dual en los documentos, consignándose la data conforme con los dos sistemas simultáneamente para eludir vaguedades.


Originariamente, en muchas etnias viejas se usaba el calendario lunar para contar el tiempo (se ha hallado en Escocia un calendario grabado en piedra de esta clase, que cuenta con unos ocho mil años de antigüedad). Las patentizas históricas más viejas señalan que el primer calendario solar fue creado en el Viejo Egipto, a inicios del tercer milenio a. y también. c., y brotó de la necesidad de pronosticar con precisión el instante del comienzo de la crecida del Nilo, que tiene una periodicidad anual, suceso esencial en una sociedad que vivía de la agricultura. Este calendario tenía un año de trescientos sesenta y cinco días, dividido en 3 estaciones, meses de treinta días y decanos de diez días.


Los pueblos itálicos primitivos tenían diferentes calendarios lunares, cada uno de ellos con su número de meses, su duración del año y de los meses, por servirnos de un ejemplo, los habitantes de Alba Longa tenían un calendario de diez meses, de dieciocho a treinta y seis días cada mes; los de Labinia tenían otro de trescientos setenta y cuatro días distribuido en trece meses; los etruscos tenían meses basados en la luna llena.


Ningún calendario itálico contaba las semanas.


Calendario romano


Finalmente se acordó utilizar un calendario común de trescientos cuatro días distribuidos en diez meses (seis meses de treinta días y cuatro de treinta y uno días). Mas este tenía desfases de tiempo y los pontífices paganos lo readaptaban añadiendo un mes llamado mercedonius prácticamente siempre y en todo momento de forma bienal. Los reajustes se hacían con criterios políticos, no astronómicos, como determinar el día de abonar a la servidumbre, y se hacía mal empleo del reajuste, para prorrogar el cargo de algún funcionario, adelantar o bien retrasar votaciones.


El año comenzaba a inicios de marzo (martius, de Marte, dios de la guerra) que era el primer mes de primavera, cuando se decidían las campañas militares del año. Los meses iban desde martius hasta februarius, en este orden:

Meses del calendario romano

1. Martius: mes de Marte, dios de la guerra, padre de Romulo y Remo
dos. Aprilis: mes de apertura de flores (por la primavera, en el hemisferio norte)
tres. Maius: mes de Maia, diosa de la abundancia
cuatro. Junius: mes de Juno, diosa del hogar y la familia
cinco. Quintilis: mes quinto
seis. Sextilis: mes sexto


7. September: mes séptimo
ocho. October: mes octavo
nueve. November: mes noveno
diez. December: mes décimo
once. Januarius: mes de Jano, dios de los portales
doce. Februarius: mes de las fogatas purificatorias (februa)

* Mercedonius: mes añadido con fines compensatorios, conforme conveniencia política y comercial.

Los reajustes no evitaron el desfase de tiempo y sucedió que el invierno fuera fechado en el otoño astronómico. Julio César acabó con el desfase ordenando una reforma en el calendario romano.Según Plutarco, fue el rey Numa –el sucesor de Rómulo– quien cambió el calendario de diez a doce meses, poniendo como primer mes del año a enero en vez de marzo. Asimismo, comenta que abril procede de la diosa Afrodita, al paso que mayo de la diosa Maia, madre de Mercurio.


Sosígenes de Alejandría tenía conocimiento de la errada reforma de Cánope del calendario egipcio, ocurrida 2 siglos atrás, y cooperó con Julio César para adoptar esa vieja reforma al calendario romano y también implantarla como un nuevo calendario. Esta adaptación fechaba las estaciones y sus fiestas romanas pertinentes coincidiendo con el instante astronómico en el que sucedían.


El nuevo calendario se implantó en el año cuarenta y seis a. y también. c. con el nombre de «Julius» y mucho tras «Juliano», en honor a Julio César. Solamente en ese año, se contaron cuatrocientos cuarenta y cinco días, en lugar de los trescientos sesenta y cinco normales, para corregir los desfases del calendario precedente, y fue llamado «el último año de la confusión». Para esto, se añadieron un par de meses Merkedinus, entre noviembre y diciembre, uno de treinta y tres días y otro de treinta y cuatro, aparte del mes intercalado en el mes de febrero.


Desde cuarenta y cuatro a. y también. c. se acordó que de año en año constasen de trescientos sesenta y cinco días, y cada 4 años se contarían trescientos sesenta y seis. Estos años se llamarían «años bisiestos», por el hecho de que en ellos agregaban un veinticuatro de febrero. Conforme el cómputo del tiempo, el veinticuatro de febrero se llamaba «día sexto» ya antes de las kalendas de marzo (ante diem sextum kalendas martias), de forma que el veinticuatro de febrero repetido se llamaría «bis sextum» (de ahí la palabra «bisiesto»).


Pero en el año cuarenta y cuatro a. y también. c. los pontífices romanos decidieron estimar un año bisiesto cada 3 años ordinarios, en lugar de cada 4. Tiempo después, se dieron cuenta del desfase provocado hasta el año diez a. y también. c. y se corrigió en el ocho y también. c. por orden de César Augusto, quién ordenó excluir el día auxiliar de de año en año bisiesto, a lo largo de treinta y seis años, o sea, hasta el año cuarenta y cuatro y también. c.


Por lo precedente, el calendario juliano estimaba que el año trópico estaba constituido por trescientos sesenta y cinco,25 días, al paso que la cantidad adecuada es de trescientos sesenta y cinco,242189, esto es, trescientos sesenta y cinco días, cinco horas, cuarenta y ocho minutos y cuarenta y cinco con dieciseis segundos. Esos más de once minutos agregados a todos los años, significan un día auxiliar cada ciento veintiocho años.


El año ciento cincuenta y tres a. de C. se tomó como comienzo del año el 1 de enero, en vez del tradicional 1 de marzo, para poder planear las campañas del año con tiempo debido a las Guerras Celtibéricas que se estaban desarrollando en la Península Ibérica y los inconvenientes que estaba ocasionando la conquista y el asedio de Numancia.


César sostiene ese principio de año y también implanta el nuevo calendario, que consta de trescientos sesenta y cinco días divididos en doce meses, salvo los años bisiestos que tienen trescientos sesenta y seis días, y agregan un día auxiliar por mes de febrero. El calendario juliano cuenta como bisiestos uno de cada 4 años, aun los seculares. Con este calendario se comete un fallo de tres días cada cuatrocientos años. Además de esto renombró el mes de quintilis, como julius (julio), en su honor.


La forma de contar los días prosiguió la tradición romana hasta el momento en que los visigodos introdujeron la costumbre de numerar los días, que no sería oficial hasta el momento en que la adoptó Carlomagno. Sin embargo, hasta entrada la Edad Moderna, la forma de referirse a un día específico era mencionando al Santo que se memoraba. De esta forma, por servirnos de un ejemplo, era muy habitual localizar expresiones como «llegamos el día de san Froilán».

Distribución de los meses y días
en el planeta clásicoDistribución de los meses y días
en la actualidad

  1. Martius (treinta y uno días)
  2. Aprilis (treinta)
  3. Maius (treinta y uno)
  4. Junius (treinta)
  5. Quintilis (treinta)
  6. Sextilis (treinta)
  7. September (treinta y uno)
  8. October (treinta)
  9. November (treinta y uno)
  10. December (treinta)
  11. Ianuarius (treinta y uno)
  12. Februarius (treinta) (treinta y uno en los años bisiestos)


  1. Enero (treinta y uno días)
  2. Febrero (veintiocho) (veintinueve en los años bisiestos)
  3. Marzo (treinta y uno)
  4. Abril (treinta)
  5. Mayo (treinta y uno)
  6. Junio (treinta)
  7. Julio (treinta y uno)
  8. Agosto (treinta y uno)
  9. Septiembre (treinta)
  10. Octubre (treinta y uno)
  11. Noviembre (treinta)
  12. Diciembre (treinta y uno)

Origen de julio y agosto



  • En el año cuarenta y cuatro a. de C., por iniciativa de Marco Antonio, y para honrar la memoria de Julio César, el mes de quintilis, que entonces duraba treinta días, fue renombrado como julius; denominación de la que deriva la manera castellana julio.


  • Y en el año veintitres antes de Cristo, por iniciativa del Senado Romano, y en honor a Octavio Augusto, el mes de sextilis, que entonces duraba treinta días, fue renombrado como augustus, de donde se desprende la manera castellana agosto; y se añadió a este un día treinta y uno. Este día auxiliar fue sustraído de febrero, que desde ese momento pasó de tener veintinueve días a quedarse con solo veintiocho.

Debido a estas series de ajustes, febrero es el único mes del calendario con una duración de veintiocho días, al tiempo que los otros once muestran cierta alternancia entre treinta y treinta y uno. Y para sostener esta alternancia, y eludir que 3 meses seguidos duraran treinta y uno días, septiembre pasó a tener treinta días, octubre treinta y uno, noviembre treinta y diciembre treinta y uno.


Cuando a Tiberio se le propuso la idea de seguir con esta práctica, dando por su parte su nombre a septiembre, este desechó la idea al enseñar sus dudas sobre qué pasaría cuando ya se hubieran renombrado todos y cada uno de los meses.


Implantación de la semana


En el año trescientos veintiuno, el emperador Constantino I el Grande implantó la semana de 7 días, copiada del calendario lunar de los mesopotámicos, que establecieron la semana de 7 días basándose en los planetas (incluidos el sol y la luna) que se podían observar desde la tierra: domingo, lunes, martes, miércoles, jueves, viernes y sábado. Esta división de la semana en 7 días, es la que con el tiempo se popularizaría en las diferentes etnias.


Además, dictaminó que el último día de la semana (dies solis, día del sol) fuera día de reposo para venerar a Dios, en menoscabo del sábado, tradicional no solo entre los judíos sino más bien asimismo entre los gentiles. Y es que si conforme la tradición Jesucristo había fallecido el sexto día de la semana judía (viernes), y había resucitado en domingo, este era el primero de los días de la semana judía. Por otra parte, se satisfacía a otra religión muy popular a la que perteneció el propio Constantino, el culto a Mitra, cuya representación era el sol. La semana de 7 días se encontraba asimismo presente en el viejo calendario egipcio.


Algunos emperadores romanos alteraron los nombres de ciertos meses a lo largo de su mandato:


Pero las modificaciones no pervivieron y se restituyeron sus nombres precedentes.


Incluso Carlomagno trató de dar nuevos nombres a los meses, si bien tampoco tuvo éxito. Los meses propuestos eran, desde enero a diciembre respectivamente: Wintarmanoth, Hornung, Lentzinmanoth, Ostarmanoth, Winemanoth, Brachmanoth, Heuvimanoth, Aranmanoth, Witumanoth, Windumemanoth, Herbistmanoth y Heilagmanoth.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 87 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Calendario juliano wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas