ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Ciriaco y Paula wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Ciriaco y Paula 


El origen de la devoción a los Santos Mártires se debe, conforme ciertos historiadores, a una presencia sobrenatural anterior a la integración de Málaga a la Corona de Castilla.


Los Reyes Católicos se hallaban en Córdoba planeando su campaña militar para conquistar la esencial plaza del Reino de Granada: la enorme urbe portuaria de Málaga, centro de abastecimiento marítimo y de contacto con el norte de África; en el momento en que un fraile jerónimo, llamado Fray Juan de Carmona, comunicó a los Reyes Católicos una profecía que habían tenido: si se comprometían a fundar una iglesia bajo la advocación de los mártires San Ciriaco y santa Paula, la victoria sería suya. Por lo tanto, los Santos Mártires ya estuvieron presentes antes que los Reyes Católicos entrasen en Málaga el diecinueve de agosto de mil cuatrocientos ochenta y siete.


La otra versión, que recogen fielmente los historiadores locales, hace referencia a que una vez arrebatada Málaga a los musulmanes, los Reyes Católicos recobraron una tradición secular en torno al suplicio de 2 jóvenes malagueños. Cuando el papa Inocencio VIII recibió la embajada de los Reyes Católicos notificándole la conquista de este esencial baluarte islámico, les felicitó por esa victoria político-militar, indicándoles por su parte, en un Breve Apostólico, que en esa urbe habían sufrido suplicio los jóvenes Ciriaco y Paula, perseguidos por los emperadores Diocleciano y Maximiano en el siglo IV. Famosa por los repobladores la existencia de estos mártires oriundos de la urbe, los designaron como Patronos de Málaga.


Aunque Málaga honra a Ciriaco y Paula como sus Santos, no tiene noticias precisas sobre su vida. Se ignoran los datos en torno a su nacimiento, niñez o bien juventud. Los escritos solamente hacen referencia a su muerte. Sus actas de calvario debieron perderse a lo largo del dominio musulmán. La tradición trasmitida a Roma, de la que se hace eco Inocencio VIII, data del siglo IX al recoger el fraile benedictino Usuardo, proveniente de la corte francesa de Carlos el Pelado, los datos de los mártires españoles. En su Martirologio recoge de este modo la nueva sobre los patronos malagueños:


“En España, en la urbe de Málaga, murieron en este día los señores mártires Ciriaco y Paula, virgen, los que de haber sufrido muchos tormentos fueron lapidados y dieron sus ánimas cielo entre exactamente las mismas piedras”.


Los autores de los Martirologios y Santorales siguientes han reproducido estos datos. El apogeo de los martirologios tuvo lugar en la Edad Media, en el siglo XI, en el que brota el culto a las reliquias, en tanto que cada urbe pretendía tener sus mártires propios a los pedían su protección. Probablemente en Málaga abundantes fieles cristianos se reunieron en torno a las reliquias de los mártires locales, si bien siempre y en todo momento bajo el miedo de las represalias musulmanas. Con las oleadas invasores de almorávides y almohades, los núcleos cristianos malagueños fueron expulsados al norte de África, con lo que Ciriaco y Paula debieron aguardar hasta el siglo XV para ser designados como Santos Titulares.


A finales del siglo XVII, el arzobispo de Toledo don Francisco Antonio Lorenzana se halló un himnario mozárabe, en el que se reproducía el himno pertinente a San Ciriaco y santa Paula.


Al parecer, estos himnos están tomados de las actas de calvario. Ahora bien, se ignora dónde han sido depositados sus cuerpos si bien de forma tradicional se aseveraban que no podían estar lejísimos de la urbe, al lado de la ribera del río Guadalmedina, de donde se arrancaron las piedras para apedrearlos. Esta creencia en torno a la ubicación de los cuerpos de los Santos Mártires ha perdurado hasta nuestros días y el día de hoy al sitio del suplicio lo conocemos como Martiricos. Otros apuntan el vecino Arroyo de los Ángeles, próximo al convento franciscano del mismo nombre, si bien las excavaciones llevadas a cabo fueron inútiles. Diego de Torres, su promotor, ordenó que se compusiesen ciertas composiciones en las que se festeja el suplicio de los Santos. En el pedestal de la cruz se puede leer: “A los Santos Mártires Ciriaco y Paula que en Málaga vertieron su sangre y fueron lapidados por proteger la Cruz, y es fama que están sus sepulcros intramuros de este monasterio”


La tradición trasmitida por estas fuentes, y recogidas extensamente en la historiografía local, asevera que los Santos Ciriaco y Paula fueron 2 jóvenes malagueños pertenecientes a una floreciente comunidad cristiana existente en nuestra urbe y encabezada por el Prelados San Patricio. Apresados en el contexto de la décima prosecución del emperador Diocleciano y Maximiano, fueron sometidos a dolorosos tormentos con el propósito de que renunciaran a su fe y adorasen a las divinidades paganas.


Como no lograron tal propósito, fueron condenados a muerte y apedreados hasta el óbito, atados a sendos árboles, que ocurrió en el margen del río Guadalmedina el día dieciocho de Junio del año trescientos tres de nuestra era, en el sitio que todavía el día de hoy conocemos como Camino de Martiricos. Ocurrida la muerte, cayó un fuerte chaparrón que impidió que sus cuerpos fueran quemados, y sus hermanos cristianos los recogieron y procedieron a su sepultura. Desde ese momento han sido reverenciados en nuestra urbe por los cristianos hasta el siglo XI tal y como hemos expuesto previamente.


Su devoción y fama se extendió por toda la provincia Bética y estos hechos recogidos en los martirologios ya convocados.


En mil setecientos sesenta y ocho, el caballero síndico del común, el Diplomado don Bernardo José Montalvo, presentó frente a los regidores, en el cabildo de catorce de noviembre, un memorial en el que pedía permiso para efectuar catas arqueológicas para encontrar las reliquias de los Mártires.


Tal como anunciábamos ya antes, Málaga tiene presente su vinculación con los Santos Mártires en el escudo que los Reyes Católicos dieron a la urbe. El texto de la Real Cédula concediendo el blasón a la urbe de Málaga, se halla fechada en Segovia, el treinta de agosto de mil cuatrocientos noventa y cuatro, cuyo original en vitela, con los tonos de las Armas se guarda en el fichero de la urbe y afirma así: “Don Fernando y Doña Isabel, por la gracia de Dios, Rey y Reina de Castilla dieron por armas la manera de exactamente la misma urbe y castillo de Gibralfaro, con el corral de cautivos en campo colorao; y para la reverencia de los Santos Bienaventurados Mártires, San Ciriaco y santa Paula, que en ella fueron torturados, poner su imagen en cada uno de ellos de ellos en par de la torre de Gibralfaro, con los tonos de … los Santos Patronos con resplandores de oro, con mantón azul y túnica dorada, y sobrecuello de santa Paula dorado”.


Las fiestas patronales a los Santos Ciriaco y Paula se marchan conformando poco a poco durante los siglos. A lo largo de 5 siglos, la festividad de los Mártires se hallaba vinculada al Municipio con lo que los regidores llevaban en procesión las andas sobre las que se sostenían las imágenes de San Ciriaco y santa Paula por las calles y plazas de la urbe. El presupuesto para celebrar a los Santos Patronos procedía de las rentas municipales, y se empleaban para alumbrar la construcción del Municipio, para costear los cirios de la procesión y de las corridas de toros, juegos de cañas y de parejas.


Las primeras referencias escritas sobre la celebración de los Mártires Ciriaco y Paula se hallan en las Actas Claudicares del Cabildo Catedralicio, en donde consta que:


“Siendo don Pedro de Toledo, por la gracia de Dios y de la Muy santa Iglesia de la ciudad de Roma, Prelados de Málaga … como a nuestro Señor Dios plació, por su mucha piedad, y por la intercesión de Ntrª. Srª la Virgen María, su madre, letrada y Señora mayor, tomar y recuperar de las manos de los oponentes de la santa Fe católica la urbe de Málaga, donde fueron torturados, por amor a Ntr. Sr. Jesucristo bastante tiempo ha, los Santos Mártires Ciriaco y Paula, nuestros patrones, y también donde aquellos tiempos ya antes que se perdiera la tierra era donde ahora está ubicada la iglesia Catedral de nuestro Obispado”.


Posiblemente, desde la consolidación del ayuntamiento malagueño se hicieron fiestas en honor de los Santos Ciriaco y Paula. La primera nueva data de mil quinientos siete, año en el que se acordó por la Urbe llevar en solemne procesión a los patronos a su iglesia parroquial desde la Iglesia Mayor o bien Catedral, y que en su víspera hubiera función de toros, cañas y parejas. En mil quinientos ochenta se pusieron en la capilla mayor de la Catedral 8 esculturas de cuerpo entero sobre la cornisa y, entre ellas estaban representadas las de Ciriaco y Paula, recordando a los malagueños sus Martiricos. En mil quinientos ochenta y uno se dejó sentir un fuerte seísmo cuando el prelados Pacheco se hallaba reunido con su cabildo en la iglesia de los Santos Mártires, conforme el Padre Morejón. Apenas hubo que lamentar pérdidas con lo que los dos Cabildos, el civil y el eclesiástico, decidieron el dieciseis de junio de mil quinientos ochenta y dos hacer un voto solemne y declarar día festivo con obligación de escuchar misa el dieciocho de junio, día de los Santos Mártires, en la urbe y sus alfoces. En exactamente el mismo cabildo la Urbe acordó enviar labrar 2 esculturas de plata a fin de que fuesen sacadas en procesión en el día de su celebración. Estas imágenes, donadas por el Cabildo municipal, fueron procesionadas por vez primera el dieciocho de junio de mil seiscientos cuatro, por los caballeros regidores efectuando un recorrido desde la Catedral a la parroquia por las primordiales calles de la urbe, acompañados por el cabildo catedralicio, los religiosos de los conventos malagueños, las fraternidades y cofradías, y una multitud de fieles alumbrando a los patronos. Del mismo modo se planteó en el Cabildo municipal la fundación de una cofradía, con sus pertinentes Constituciones, para asistir con sus dádivas a los presos de la prisión.


El prelados don Juan Alonso de Moscoso López, funda en mil seiscientos veintitres el Instituto Mayor de San Ciriaco y santa Paula en Alcalá de Henares a fin de que los jóvenes malagueños sin recursos pudieran cursar estudios universitarios. Al Instituto se le conoce como el Instituto de Málaga y para su factoría y conservación el prelados aportó más de sesenta mil ducados. Las obras concluyeron en mil seiscientos setenta y tres.


En los años mil seiscientos treinta y cinco y mil seiscientos sesenta y uno, catástrofes climatológicas provocaron las inundaciones del río Guadalmedina, sembrando la desolación en la urbe, por lo que la celebración de los Santos Mártires no tuvo el realce de otros años. En mil seiscientos treinta y siete, mil seiscientos cuarenta y ocho y mil seiscientos setenta y ocho fueron las epidemias las que contribuyeron a dezmar la población malagueña, con lo que se limitaron las manifestaciones religiosas. En el año mil seiscientos ochenta un fuerte seísmo se abatió sobre Málaga. Cerca de ochocientos cincuenta casas se desmoronaron y fallecieron setenta vecinos.


En mil seiscientos setenta y tres al ponerse el escudo con las armas reales y una larga inscripción sobre la parte oriental de la muralla árabe, se puso bajo el escudo y en la mitad de otros 2, un enorme medallón de alabastro, el día de hoy algo gastado, donde se observan las imágenes de los titulares de la urbe. Los Mártires Ciriaco y Paula, se representan atados a los leños de unas palmas que los albergan con sus copas, como hubieron de estar en el trance de su calvario.


Cuando a mediados del siglo XVIII se reinician las obras de las 3 puertas primordiales de la testera de la Catedral, estas se diseñaron de la próxima manera: “Sobre la central y sobre la cornisa, un medallón que debía representar el tema de la Encarnación, al tiempo que en los medallones colaterales estarían representados los Santos Mártires Ciriaco y Paula, nuestros Patronos”.


Y de este modo se puede estimar en nuestros días conservando de esta manera la devoción ciudadana en su primordial monumento. Sobre las puertas laterales, en un altorrelieve de mármol blanco, en los medallones ovalados, figuran Ciriaco y Paula. Absolutamente nadie podía sospechar que en el mes de noviembre de mil setecientos cincuenta y cinco un nuevo movimiento sísmico sacudiría la urbe ocasionando víctimas entre los restos de las construcciones desmoronados. La catástrofe se podía haber cobrado más víctimas con lo que se organizó una procesión en reconocimiento de la:


“Intercesión de la Virgen, al incesante patrocinio de nuestros insignes patronos, los gloriosos San Ciriaco y santa Paula, naturales que fueron de esta urbe, donde dieron la vida apoteósicamente por la fe, a los golpes de las muy duras piedras”.


Como consecuencia de este seísmo, la iglesia parroquial de los Santos Mártires quedó con seriedad dañada, con lo que fue preciso una reconstrucción del templo, que concluyó en el año mil setecientos setenta y siete. El cinco de febrero de mil ochocientos diez entraron los franceses en Málaga y quitaron a los malagueños las 2 esculturas de los Santos Patronos debido a su hermoso metal. Fue preciso tallar otras efigies de los Patronos que, desde esas datas se procesionaban a la capilla de Martiricos en romería, organizándose tras la misa y su pertinente sermón, una merienda de fraternidad.En el año mil ochocientos ochenta y nueve la inestabilidad a nivel político forzó a eliminar esta procesión.


La memoria de los Santos Ciriaco y Paula ha continuado inmutable en la urbe a lo largo de diecisiete siglos y buena prueba de ello son su extensa presencia en el callejero de la ciudad:



  • En el centro, tenemos la llamada Plaza de los Mártires Ciriaco y Paula, y la calle Mártires al lado del templo parroquial de los Santos Mártires Ciriaco y Paula. Muy cerca, además de esto, está la calle Santos, asimismo dedicada a los Patronos, recogiendo la tradición que aseveraba que los jóvenes Santos se conocieron en una panadería ubicada en esa vía, en la que trabajaban los dos.


  • Fuera del centro tenemos el Camino de Martiricos, al lado del río Guadalmedina y que guarda la tradición del sitio del calvario. En el distrito de Urbe Jardín nos hallamos con la calle San Ciriaco y calle santa Paula.


  • La Barriada de santa Paula, extensa zona residencial de gran proyección, asimismo está dedicada en honor de nuestra patrona, con unos jardines asimismo dedicados a nuestros Patronos.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 98 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Ciriaco y Paula wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas