ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Consilium de emendanda Ecclesia wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Consilium de emendanda Ecclesia 


A comienzos del siglo XVI, la historia de la Iglesia católica se vio marcada por los diferentes movimientos que procuraban una reforma de la vida y de las costumbres, in capita et in membris, «en su cabeza y en sus miembros», mas los diferentes proyectos se veían frustrados dando parcos resultados que se limitaban a ciertos territorios, como es el caso de la reforma de prelados de Verona, Juan Mateo Giberti; o bien sencillamente se quedaban escritos en el papel, como el memorial Libellus ad Leonem X de Pablo Justiniani y Pedro Querini.


Aún cuando la situación se saldría de las manos con la reforma de Martín Lutero iniciada cara el mil quinientos diecisiete, y que acabó en la división de la Iglesia, el papa Paulo III formó una comisión para la preparación de un memorial de reforma de la Iglesia católica en mil quinientos treinta y seis, lo que significaba un reconocimiento de la ciudad de Roma a la necesidad de una "curación" a las heridas ocasionadas por los excesivos abusos que se cometían al interno de la Iglesia. El documento final fue leído al papa el nueve de marzo de mil quinientos treinta y siete.


La comisión elegida por el papa, estaba compuesta por 4 cardenales, 3 obispos y 2 religiosos.


Los cardenales eran Gasparo Contarini, teólogo y diplomático de la República de Venecia que jugó un papel esencial en los diálogos entre católicos y protestantes; Reginaldo Pole, último arzobispo católico de Canterbory, se encaró a la reforma anglicana de Enrique VIII; Jacopo Sadoleto, leal servidor del papado que consiguió a través de la persuasión un diálogo conciliatorio con conjuntos prostentantes; y Gian Pietro Carafa, futuro papa Paulo IV.


Los obispos fueron Juan Mateo Giberti, prelados de Verona; Girolamo Aleandro, prelados de Brindis; y Federico Fregoso, prelados de Salerno; todos de una notable educación humanista, residentes en sus diócesis y preocupados por la cura de anima en exactamente las mismas.


En cuanto a los religiosos, uno era Gregorio Cortese, abad benedictino de San Giorgio, considerado uno de los más grandes intelectuales de su tiempo; y Tommaso Badia, dominico y profesor de Palacio.


La primera parte procura probar cuáles son las raíces del inconveniente de la Iglesia. Los reformadores piensan que se trata de las exageraciones de la teoría papal, que declara como ley todo cuanto el papa afirma, desea y hace, culpando de ello singularmente a la Curia Romana, que para satisfacer sus deseos de poder y verse premiados con beneficios, adulan de tal forma al papa, que nutren estas ideas.


El texto sigue contando un abanico de abusos, cuyo examen es fuerte y su juicio radical. Declaran que la ignorancia de los sacerdotes y la mala elección de los aspirantes a las órdenes sagradas, son culpables de la mala capacitación de los fieles y la propagación de las supercherías. Plantean que se establezca una comisión de examinadores para examinar a fondo esta problemática.


Otro abuso, conforme los reformadores, y quizás el más esencial de todos, es la concesión de beneficios eclesiásticos y de episcopados a hombres preocupados más de sus intereses que del bien de la Iglesia. Culpable de esto sería el papa por favorecer a los individuos en lugar del rebaño de Cristo. En un caso así, los reformadores sugieren que se asignen a personas dignas que radiquen en sus diócesis y se preocupen por los intereses del pueblo de Dios en lugar de los propios.


Un problema arduo que apunta el documento es el hecho de que a los cardenales se les proporcione del mismo modo un episcopado, lo que hace que sean diócesis huérfanas, sin sus pastores, en tanto que estos deben vivir en la ciudad de Roma. Para los articulistas del texto: «el oficio de cardenal es incompatible con el oficio de prelados. En verdad, un cardenal debe acudir a Tu Santidad en el gobierno de la Iglesia universal, deber del prelados en cambio es apacentar a su rebaño, lo que no puede hacer con dignidad si no radica con sus ovejas, como el pastor con su rebaño». Por otro lado, el documento acusa a los cardenales de buscar «los episcopados de reyes y príncipes de los que dependen después y no pueden con libertad expresar su pensamiento».


Luego, los articulistas del Consilium examinan la decadencia de la vida religiosa, singularmente de las órdenes conventuales, para los que había que tomar medidas radicales, cerrar sus conventos y dejar que otras órdenes con buenos religiosos les reemplacen. Apuntan como grave fallo el admitir desde edad muy temprana a los votos religiosos, con lo que proponen que todo pequeño que no haya hecho sus votos se expulsado del convento, de tal modo que retornen por su voluntad propia cuando cumplan una edad reservada. A las monjas que se hallan bajo la dirección espiritual de conventuales, han de ser sustraídas de estos y pasarlas a manos de prelados diocesano o bien a otros a quienes se consideren dignos para esto.


El documento se preocupa del mismo modo de las ideas filosóficas que se entrometen en las escuelas, invitando a los obispos a observar a los profesores, a fin de que no siembren la impiedad entre los jóvenes.


La última una parte del documento trata sobre la urbe de la ciudad de Roma, se lamenta de la libertad de costumbres, los desórdenes incontables y las celebraciones pomposas en la basílica de San Pedro.


Las reacciones al documento no hicieron aguardar, los cardenales "conservadores" lo juzgaron de forma absolutamente negativa, pues conforme uno de ellos, el cardenal Guidiccioni, «no porta a la reforma de la Iglesia sino más bien a su destrucción. Sus principios radicales son revolución y no reforma». Para ellos el camino era diferente al de los cambios radicales. No obstante, merced a este documento, asimismo en la Curia se sintió el alegato de la reforma. Paulo III de su parte no hizo mucho, mas cuando menos convocó el concilio, que por último habría actuado la tan aguardada reforma católica.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 161 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Consilium de emendanda Ecclesia wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas