ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Controversia entre creación y evolución wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Controversia entre creación y evolución 


wikiViñeta satírica de mil ochocientos ochenta y dos, que parodia la teoría de la evolución de Darwin en «La capacitación del mantillo vegetal por la acción de las lombrices» (mil ochocientos ochenta y uno)

La polémica creación–evolución (llamada asimismo discute sobre el origen de la vida) es una discusión en los campos cultural, político y teológico sobre los orígenes de la Tierra, de la humanidad y de otras formas de vida. La polémica creación–evolución es prácticamente únicamente un inconveniente de las comunidades religiosas protestantes americanas, fuera de las que prácticamente no existe. El nivel de aceptación de la teoría de la evolución es exageradamente alto en la comunidad científica y académica. Si bien la polémica ya tiene una larga historia, hoy día trata eminentemente sobre lo que forma una buena educación científica. Entre los países en mayoría cristiana, el discute más esencial es el de U.S.A., y en menor extensión, en ciertos países europeos, y se acostumbra a estimar una parte de una guerra cultural. Asimismo existen polémicas afines en otras comunidades religiosas, como las ramas más fundamentalistas del judaísmo o bien el islam.


El fundamentalismo cristiano refuta la patentiza de un ancestro común de los humanos y otros animales, como han probado la paleontología, la genética, la histología y la cladística, y otras subdisciplinas basadas en las conclusiones de la biología evolutiva, la geología, la cosmología y otros campos relacionados. En su sitio, aducen el relato bíblico de la creación, asimilándola a la ciencia («ciencia de la creación»).


La Iglesia católica reconoce la existencia de la evolución. El papa Francisco ha declarado: «Dios no es un ser divino ni un mago, sino más bien el autor que dio vida a todo (…) . La evolución en la naturaleza no es incompatible con la noción de la creación, pues la evolución requiere la creación de seres que evolucionan». Las reglas de la herencia genética evolutiva fueron descubiertas por un sacerdote católico, el agustino Gregor Mendel, el día de hoy reconocido como el creador de la genética moderna.


Una encuesta Gallup de dos mil catorce asevera que «más de un cuarenta por ciento de los americanos prosiguen pensando que Dios creó a los humanos en su foma actual hace diez cero años, una noción que prácticamente no ha alterado en las 3 últimas décadas. La mitad de los americanos piensan que los humanos evolucionaron, y de estos, la mayor parte considera que Dios guió el proceso evolutivo. Sin embargo, aumenta el porcentaje de los que piensan que Dios no intervino».


En ocasiones, se presenta el discute como un disconformodidad entre ciencia y religión, mas como asevera la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos:

Historia del pensamiento evolucionista

La polémica creación–evolución empezó en Europa y Norteamérica a fines del siglo XVIII, cuando las nuevas interpretaciones de la geología condujeron al enunciado de distintas teorías sobre la capacitación de la Tierra, y la demostración de las extinciones merced a la secuencia geológica de los fósiles dio sitio a las primeras ideas sobre la evolución, singularmente el lamarckismo. En el R. Unido, estas ideas de cambio progresivo se vieron al comienzo como una amenaza al existente orden social «fijo», y tanto el estado como la iglesia las refrenaron. Las condiciones se suavizaron poco a poco y, en mil ochocientos cuarenta y cuatro, el discutido libro «Vestigios de la Historia Natural de la Creación» de Robert Chambers popularizó la idea de una transmutación de las especies. La elite científica rechazó estas teorías desdeñosamente, y la Iglesia de Inglaterra reaccionó con furia; mas muchos unitarios, cuáqueros y bautistas —grupos que se oponían a los privilegios de la religión estatal— se mostraron convenientes a la idea de Dios actuando por medio de esas leyes.


Ciencia de la creación

Ciencia de la creación

Al tiempo que aumentaba la confianza de los biólogos en la evolución como principio definitorio de la biología, en América asimismo medró el número de miembros de las iglesias que hacían una interpretación poco a poco más textual de las escrituras, y de ellas, las más notables fueron la Convención Bautista del Sur y la Iglesia luterana Sínodo de Misuri. Merced a su desarrollo y a unas saneadas finanzas, estas iglesias se pertrecharon para decretar el mensaje creacionista con sus institutos, facultades, editoriales y medios de comunicación.


En mil novecientos sesenta y uno se publicó el primer libro esencial del creacionismo, el influyente The Genesis Flood: The Biblical Record and Its Scientific Implications, de John C. Whitcomb y Henry M. Morris. En él, los autores arguyen que la creación duró literalmente seis días, que los humanos convivieron en algún instante con los dinosaurios y que Dios creó cada «tipo» de vida de forma individual. Merced a este libro, Morris se transformó en un popular orador y se dedicó a propagar las ideas antievolutivas dando conferencias en universidades, escuelas y también iglesias. El Creation Science Research Center («Centro de investigación de la Ciencia de la Creación», CSRC) empezó a publicar libros de texto de biología que fomentaban el creacionismo. En su instante, el CSRC quedó dividido entre el sensacionalismo y un punto de vista más intelectual, y Morris creó el Institute for Creation Research («Instituto para la investigación de la Creación»), asegurando que estaría gestionado por científicos. Morris y los defensores de la geología diluviana adoptaron los términos «creacionismo científico» y «ciencia de la creación». La geología diluviana adoptó «la etiqueta genérica del creacionismo para sus puntos de vista hiperliterales».


Fusión de ciencia y religión


Los creacionistas acostumbran a utilizar el razonamiento de que «la evolución es una religión, no una ciencia» para minar el estatuto científico superior que demandan los biólogos cuando discuten con los creacionistas, y de esta manera niegan que se trate de un discute entre ciencia (evolución) y religión (creacionismo), reduciéndolo a una polémica entre 2 opiniones del mismo modo religiosas, o bien aun sosteniendo que la evolución es un tema religioso, al tiempo que el diseño inteligente no lo es. Los que refutan la evolución acostumbran a referirse a los sus partidarios como evolucionistas o bien darwinistas.


Esto se arguye en general por analogía, aduciendo que la evolución y la religión tienen puntos en común, y por consiguiente, la evolución es una religión. Ejemplos de estas analogías es que la evolución se fundamenta en la fe, que los partidarios de la evolución veneran a Darwin tal y como si fuera un profeta, y que rechazan de plano dogmáticamente cualquier posibilidad alternativa. Estos razonamientos se han popularizado en los últimos tiempos como consecuencia de que el movimiento neocreacionista se distancie de la religión, dando razones para emplear una analogía antirreligiosa.


Como contestación, los partidarios de la evolución arguyen que ninguna aseveración científica —incluyendo las de Darwin— se considera sacrosanta, como prueban los aspectos de la teoría de Darwin que han sido rechazados o bien revisados por la ciencia durante los años, para conformar el neodarwinismo primero y después la síntesis evolutiva moderna

Ciencia y fe

Religión y científicos históricos


Los creacionistas arguyen de forma frecuente que el cristianismo y la creencia textual en las Sagradas Escrituras son elementos esenciales o bien de manera directa responsables del progreso científico. Con ese fin, el creador del Institute for Creation Research, Henry M. Morris, arguye que científicos como el astrónomo y pensador Galileo Galilei, el matemático y físico teorético James Clerk Maxwell, el matemático y pensador Blaise Pascal, el fraile y genetista Gregor Mendel y el físico Isaac Newton creían en la creación tal y como la narra la Biblia


Esta línea de argumentación acostumbra a recurrir a científicos que ya no vivían cuando se planteó la teoría de la evolución o bien otros cuyo campo de estudio no tenía relación con dicha teoría. Los opositores al creacionismo acostumbran a estimar ilusorias estas aseveraciones.


Muchos de los científicos en cuestión efectuaron trabajos iniciales sobre los mecanismos de la evolución. Por poner un ejemplo, la síntesis evolutiva moderna combina la teoría de la evolución de Darwin con las teorías de Mendel sobre la herencia genética. Si bien cara finales del siglo XIX los científicos atribuían la especiación primordialmente a algún género de evolución biológica, no fue hasta mediados del siglo veinte que las teorías evolutivas se estabilizaron en forma de la síntesis moderna. El genetista y biólogo evolutivo Theodosius Dobzhansky, considerado el padre de la síntesis moderna, aseveró que «nada en la biología tiene sentido si no es a la luz de la evolución», y no veía enfrentamiento alguno entre la evolución y sus creencias de tipo religioso. Sin embargo, ciertos científicos históricos a los que recurren los creacionistas estudiaban cuestiones muy, muy diferentes a las que se tratan hoy en día. Por poner un ejemplo, Louis Pasteur refutaba la teoría de la generación espontánea con la biogénesis, una postura que ciertos creacionistas describen como una crítica a la evolución molecular y a la abiogénesis. Pasteur admitía que la Tierra tenía millones de años y que se había producido cierta manera de evolución.


La relación entre religión y ciencia no se describió en términos antagónicos hasta finales del siglo XIX, e inclusive desde ese momento, para los científicos evolucionistas ha habido muchos ejemplos de que las dos tendencias son reconciliables. Abundantes científicos históricos han escrito libros en los que explican sus estudios como un deber espiritual motivado por sus creencias de tipo religioso. Incluso de esta forma, esas profesiones de fe no pudieron eludir las críticas dogmáticas de determinadas personas muy religiosas.

Opinión sobre la evolución humana en diferentes países (dos mil ocho)

Aunque la polémica primordial se ha producido en E.U., se ha extendido asimismo a otros países.


Los europeos acostumbran a ver la polémica creación–evolución como un tema americano. Mas en los últimos tiempos, esta polémica se ha reproducido en ciertos países europeos, entre ellos Alemania, R. Unido, Italia, Países Bajos, Polonia, Turquía y Serbia.


El diecisiete de septiembre de dos mil siete, el Comité de Cultura, Ciencia y Educación de la Reunión Parlamentaria del Consejo de Europa publicó un informe sobre el intento de fomentar el creacionismo en las escuelas de Europa por la parte de conjuntos creacionistas inspirados en los estadounidenses. El informe concluye: «Si no tenemos cuidado, el creacionismo podría transformarse en una amenaza a los derechos humanos, preocupación primordial del Consejo de Europa (…) La guerra contra la teoría de la evolución y sus defensores se produce muy frecuentemente en forma de extremismo religioso, de manera estrecha aliado con movimientos políticos de extrema derecha (…) Ciertos defensores del creacionismo riguroso pretenden reemplazar la democracia por la teocracia». El Consejo de Europa rechazó de manera firme el creacionismo.


En la década de mil novecientos ochenta, el gobierno estatal de Queensland, encabezado por Joh Bjelke-Petersen, autorizó la enseñanza del creacionismo en la educación secundaria. En dos mil diez, el gobierno de ese estado introdujo el creacionismo en el programa educativo en la materia de Historia Vieja, donde sus orígenes y naturaleza se consideran una significativa polémica. Ciertos oradores estadounidenses han dado conferencias públicas en salas alquiladas de universidades australianas.


Países musulmanes


En los últimos años, la polémica ha cobrado relevancia en los países islámicos. Hoy en día, en Egipto la evolución es parte del programa educativo de las escuelas, al tiempo que Arabia Saudita y Sudán han prohibido su enseñanza. La ciencia de la creación asimismo ha experimentado una fuerte promoción en Turquía y las comunidades inmigrantes de Europa Occidental, gracias sobre todo al trabajo de Harun Yahya. En Van a ir, la práctica del Islam chií no toma los escritos del Corán de forma tan textual como el wahabismo saudita, y muchos eruditos iraníes chiíes, entre ellos ciertos de manera estrecha relacionados con la Revolución iraní, no se oponen a las ideas evolutivas por norma general, y no estiman que la evolución sea necesariamente incompatible con el islam. Desde el 5° grado de la escuela primaria, los pupilos iraníes estudian solo la evolución, y los geólogos y los científicos generalmente se estiman las únicas voces autorizadas del conocimiento científico.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 65 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Controversia entre creación y evolución wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas