ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Credo wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Credo 


El Credo niceno-constantinopolitano, que a fines del siglo V se recitaba en la ceremonia en Antioquía y desde quinientos once en Constantinopla fue introducido en la ceremonia de la cristiandad occidental por resolución de la III Concilio de Toledo en el año quinientos ochenta y nueve.


La práctica se extendió en España, las Islas Británicas y el reino franco, mas por un buen tiempo no fue admitida en la ciudad de Roma. Cuando Carlomagno convocó en ochocientos nueve un concilio en Aquisgrán y deseó conseguir la aprobación papal de la resolución del concilio de incluir en el Credo la cláusula Filioque, el papa León III se opuso a la añadidura (pese a declarar ortodoxa la doctrina expresada) y sugirió continuar el ejemplo de la ciudad de Roma al no incluir el Credo en la celebración de la misa.


En mil catorce con ocasión de su coronación como emperador del Sagrado Imperio, Enrique II pidió al papa Benedicto VIII la recitación del Credo en la misa. El papa accedió a su solicitud, con lo que por vez primera en la historia el Credo se utilizó en la misa en la ciudad de Roma.


Son 2 las fórmulas utilizadas: el Símbolo Niceno-Constantinopolitano (de forma frecuente llamado el Símbolo Niceno) y el Símbolo de los Apóstoles.


Credo Niceno-Constantinopolitano

Símbolo niceno

Lo que tiene por nombre generalmente el "Credo Niceno" y más apropiadamente el "Credo Niceno-Constantinopolitano" no es precisamente el texto elaborado a lo largo del Segundo Concilio Universal en la Urbe de Constantinopla (año trescientos ochenta y uno), revisión radical del texto del Primer Concilio Universal en Nicea (en el año trescientos veinticinco). Los textos que por ser el de las liturgiasbizantina y romana son más conocidos difieren del de ese Concilio del año trescientos ochenta y uno al usar el número singular de los verbos "Creo", "Confieso", "Espero": lo que el texto original afirma es "Creemos" (p?ste??µe?), "Confesamos" (?µ??????µe?), "Aguardamos" (p??sd????µe?). El texto de la ceremonia mozárabe conserva la manera plural. Los textos en latín tienen 2 oraciones ausentes en el texto original del Concilio de Constantinopla (trescientos ochenta y uno). Una, Deum de Deo, se hallaba en el símbolo del Concilio de Nicea (trescientos veinticinco) pero no en el texto del año trescientos ochenta y uno. Sobre la otra, 'Filioque en el rito romano, et Filio en el rito mozárabe, ha habido una esencial polémica entre las Iglesias católica y ortodoxa. Además de esto el texto mozárabe agrega, tras Per quem omnia facta sunt, quae in cælo, et quae in terra, oración asimismo presente en el símbolo trescientos veinticinco, pero no en el símbolo trescientos ochenta y uno, y omite, al charlar de la crucifixión y la resurrección de Jesús, las 2 oraciones pro nobis y secundum Scripturas.

Texto ritual en heleno (rito bizantino) y latín (rito romano)Texto ritual en castellano (rito romano)Texto ritual mozárabe

Símbolo o bien Credo de los Apóstoles

Exposición en una pintura mural del Credo de los Apóstoles en una iglesia anglicana.

El llamado Símbolo de los Apóstoles o bien Credo de los Apóstoles es el símbolo bautismal de la Iglesia romana. Su gran autoridad le viene de este hecho. San Ambrosio dijo: "Es el símbolo que guarda la Iglesia romana, la que fue sede de Pedro, el primero de los Apóstoles, y a la que llevó la doctrina común." Y su nombre, "Símbolo de los Apóstoles",se debe al hecho de ser considerado el resumen leal de la fe de los apóstoles.


Su contenido dogmático es el siguiente:



  • Creo en Dios: «Nuestro Dios es el único Señor».
  • Padre Todopoderoso: «Lo que es imposible para los hombres es posible para Dios».
  • Creador del cielo y de la tierra: «En el inicio de todo, Dios creó el cielo y la tierra».
  • Creo en Jesucristo: «Él es el brillo glorioso de Dios, la imagen misma de lo que Dios es».
  • Su único Hijo: «Pues Dios amó tanto al planeta, que dio a su Hijo Único, a fin de que todo aquel que crea en él no muera, sino tenga vida eterna».
  • Nuestro Señor: «Dios lo ha hecho Señor y Mesías».
  • Que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo: «El Espíritu Santo va a venir sobre ti, y el poder del Dios muy alto te cubrirá con su sombra. De ahí que, el pequeño que nacerá va a ser llamado Santo y también Hijo de Dios».
  • Nació de santa María Virgen: «Todo esto sucedió a fin de que se cumpliese lo que el Señor había dicho por medio del profeta: 'la virgen va a quedar embaraza y va a tener un hijo, al que va a poner por nombre Emmanuel’, que significa "Dios con nosotros"».
  • Padeció bajo el poder de Poncio Pilato: «Pilato tomó entonces a Jesús y mandó golpearlo. Los soldados trenzaron una corona de espinas, la pusieron en la cabeza de Jesús, y lo vistieron con una capa de color colorado oscuro».
  • Fue crucificado: «Jesús salió llevando su cruz, para ir al llamado 'lugar de la Calavera’, que en hebreo lleva por nombre Gólgota. Allá lo crucificaron, y con él a otros 2, uno a cada lado. Pilato mandó poner sobre la cruz un letrero, que decía: 'Jesús de Nazaret, Rey de los judíos’».
  • Muerto y sepultado: «Jesús chilló de forma fuerte y dijo: -¡Padre en tus manos confío mi espíritu! Y al decir esto, murió». «Después de bajarlo de la cruz, lo envolvieron en una sábana de lino y lo pusieron en un sepulcro abierto en una peña, donde aún no habían enterrado a nadie».
  • Descendió a los infiernos: «Como hombre, murió; mas como ser espiritual que es, volvió a la vida. Y como ser espiritual, fue y predicó a los espíritus que estaban presos».
  • Al tercer día resucitó de entre los muertos: «Cristo murió por nuestros pecados, como afirman las Escrituras, que lo enterraron y que resucitó al tercer día».
  • Subió a los cielos, está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso: «El Señor Jesús fue llevado al cielo y se sentó a la derecha de Dios».
  • Desde allá debe venir a juzgar a vivos y muertos: «El nos mandó a anunciarle al pueblo que Dios lo ha puesto como juez de los vivos y de los muertos».
  • Creo en el Espíritu Santo: «Porque Dios ha llenado con su amor nuestro corazón por medio del Espíritu Santo que nos ha dado».
  • La santa Iglesia católica: «La fe confiesa que la Iglesia no puede dejar de ser santa». «En efecto, Cristo, el Hijo de Dios, a quien con el Padre y con el Espíritu se proclama 'el solo Santo', amó a su Iglesia como a su esposa». «Él se entregó por ella para santificarla, la unió a sí mismo como su cuerpo y la llenó del don del Espíritu Santo para gloria de Dios». La Iglesia es, puesto que, «el Pueblo Santo de Dios», y sus miembros son llamados «Santos». En heleno, ?a?????? (katholik?) significa universal. Por fe, el hombre es salvo al confesar que Jesús es su Señor y Salvador, sin importar un mínimo el país de procedencia: «Van a venir muchos del oriente y del occidente, y se van a sentar con Abraham y también Isaac y Jacob en el reino de los cielos».
  • La comunión de los Santos:
  • El perdón de los pecados: «Si confesamos nuestros pecados, Él es leal y justo para disculpar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad».
  • La resurrección de la carne: «Cristo va a dar nueva vida a sus cuerpos mortales».
  • Y la vida eterna: «Allí no va a haber noche, y los que allá vivan no precisarán luz de lámpara ni luz del sol, por el hecho de que Dios el Señor les va a dar su luz, y reinarán por todos y cada uno de los siglos».
  • Amén: «Así sea. ¡Ven, Señor Jesús!».

En la misa del rito romano revisada en mil novecientos sesenta y nueve, el Credo se recita a conclusión de la Ceremonia de la Palabra, tras la homilía y ya antes de la Oración de los Fieles. "El Símbolo o bien profesión de fe tiende a que todo el pueblo congregado responda a la Palabra de Dios anunciada en las lecturas de la Biblia y expuesta en la homilía, y a que, al proclamar la regla de su fe, con la fórmula aprobada para el empleo ritual, recuerde y confiese los grandes misterios de la fe, ya antes de iniciar su celebración en la Eucaristía."


Se recita solo en domingos y solemnidades, pero puede asimismo decirse en especiales celebraciones más solemnes. A veces, se omite tras la profesión de fe expresada en una renovación de promesas bautismales.


Si se canta, lo empieza el sacerdote o bien, conforme la ocasión, un cantor, o bien el coro, mas lo cantan todos juntos. Si no se canta, lo recitan todos juntos, o bien a 2 coros alternando entre sí.


A la mención de la Encarnación de Jesucristo, debe hacerse una profunda reverencia. En la Navidad y el día de la Anunciación, todos se arrodillan en esta parte.


El Misal señala primeramente el Símbolo niceno-constantinopolitano, mas deja de sustituirlo, particularmente en la Cuaresma y el Tiempo Pascual, por el Símbolo bautismal de la Iglesia romana conocido como el Símbolo de los Apóstoles.


En la Misa tridentina el Credo se recita todos los domingos (aun si, como era común ya antes de la reforma de Pío X, la misa festejada no es la del domingo sino más bien la de una celebración en la que por norma general no se recita el Credo), en las fiestas de los apóstoles y de los doctores de la Iglesia, y en múltiples otras misas catalogadas en las ediciones del Misal romano precedentes a la de mil novecientos sesenta y dos. La edición de mil novecientos sesenta y dos publicada por Juan XXIII redujo el número de semejantes misas, excluyendo, por servirnos de un ejemplo, la recitación del Credo por el solo motivo de una celebración de otra celebración. A las palabras et incarnatus est de Spiritu Sancto ex- Maria Virgine: et homo factus est, se hace siempre y en todo momento una prosternación.


En la actualidad, debido al motu proprioSummorum Pontificum de Benedicto XVI está tolerado a todos y cada uno de los sacerdotes de la Iglesia latina emplear la edición mil novecientos sesenta y dos del Misal romano en vez de la más reciente, sin solicitar el permiso a absolutamente nadie, cuando festejan la misa privadamente, y asimismo, bajo determinadas condiciones, con el permiso del solo rector de la iglesia cuando festejan en público.


En las Iglesias ortodoxas el texto del Credo es siempre y en todo momento la manera ritual griega del Símbolo Niceno-Constantinopolitano y se recita en todos y cada celebración de la Divina Ceremonia, no solo en todos los domingos. A lo largo de la recitación se ventila el pan y el vino con un velo, acción que representa el descenso del Espíritu Santo.


El Credo se recita en el rito mozárabe tras la consagración y ya antes del Padre nuestro. Ya antes de su aparición en otra ceremonia occidental, lo introdujo en la misa mozárabe o bien hispana el Tercer Concilio de Toledo en quinientos ochenta y nueve, a imitación de lo que se hacía en el oriente y "con la función precisa de preparar los fieles a la comunión … a fin de que la comunidad cristiana se uniese a Cristo, en la oración y en la comunión sacramental, habiendo confirmado su fe en la plena divinidad del mismo, Dios igual al Padre, conforme la doctrina de la Iglesia católica. " Como en el rito bizantino, el Credo se afirma en todas y cada una de las misas y no está reservado, como en el rito romano, a cada domingo y fiestas más solemnes.


En su celebración de la "Santa Comunión", la Iglesia de Inglaterra ahora autoriza el empleo no solo del Símbolo Niceno-Constantinopolitano, el Símbolo de los Apóstoles y el Símbolo Quicumque (estos 3 citados en los Treinta y 9 Artículos), sino más bien asimismo de otras muchas profesiones de fe.


John Wesley, creador del Metodismo, al repasar la ceremonia anglicana, suprimió la mención de los 3 símbolos entonces reconocidos por la Iglesia de Inglaterra, pero preservó en las Oraciones de la Mañana y de la Tarde (Maitines y Vísperas). A determinado punto se dejó de festejar estas, mas el Símbolo de los Apóstoles se introdujo en mil ochocientos noventa y seis en el servicio primordial de culto.


En Alemania, los luteranos emplean el Símbolo de lo Apóstoles en su ceremonia. En los E.U. utilizan asimismo el Símbolo Niceno-Constantinopolitano, insinuando este último para las ocasiones más solemnes.


En una misa cantada, el Credo (en la manera tradicional del Símbolo Niceno-Constantinopolitano) es el texto más largo de todo el Ordinario de la Misa del domingo o bien de la solemnidad.De ahí que las composiciones polifónicas del Ordinario de la Misa, que no incluyen el Credo, son llamadas Missae breves. Este término no se aplica generalmente a un réquiem polifónico: una misa de réquiem no tiene Credo, pero el arreglo musical por norma general incluye el Dies irae, que es más largo que el Credo.


Entre los músicos de misas musicales están Josquin des Prés (quien mejoró la técnica de la misa parodia), Giovanni Pierluigi da Palestrina, Alessandro Scarlatti, Joseph Haydn, Wolfgang Amadeus Mozart (por poner un ejemplo, la Misa Credo), Ludwig van Beethoven, Franz Liszt, Converses Gounod, Anton Bruckner y también Ígor Stravinski.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 73 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Credo wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas