ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Gran Levantamiento Prusiano wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Gran Levantamiento Prusiano 


Aunque los prusianos repelieron las primeras incursiones de la Orden de Dobrin, pronto se vieron superados por los ataques polacos y rusos desde el sudeste y por los Caballeros Teutónicos desde el oeste. En mil doscientos veintiseis, Conrado I de Mazovia había pedido la ayuda de la Orden Teutónica en su lucha contra los prusianos, ofreciéndoles los territorios de Kulmerland como base. Su primera acción fue edificar una base en la ribera izquierda del río Vístula en Volgesang, en frente de Torun (Thorn), que concluyeron tras un año. Dirigidos por Hermann Balk, los caballeros no repetieron los fallos de precedentes ocasiones y no procuraron avanzar cara el este mediante los bosques. Edificaron más castillos durante los ríos primordiales y de la laguna del Vístula. Para los prusianos esto suponía grandes contrariedades, puesto que estaban más acostumbrados a la lucha en campo abierto. La mayor parte de los enfrentamientos tuvieron sitio en verano o bien invierno, pues los cruzados, con sus pesados equipos, no podían moverse en el terreno embarrado por el deshielo o bien las lluvias de otoño. La estrategia surtió efecto: en diez años, las órdenes sometieron a 5 de los 7 mayores clanes prusianos. Sin embargo, los prusianos siguieron rebelándose contra los conquistadores y se levantaron hasta 5 veces en los próximos cincuenta años.


En mil doscientos cuarenta y dos, se generó el primer alzamiento prusiano, dirigido por Swietopelk II, duque de Pomerania. Los prusianos lograron múltiples victorias y redujeron la presencia teutónica a sus 5 primordiales fortalezas. Tras el éxito inicial, el duque padeció pero una serie de derrotas militares que le forzaron a firmar la paz con los caballeros teutónicos. Sin apoyo del duque, los prusianos pronto entablaron negociaciones con la Orden Teutónica, que concluyeron con la firma del Tratado de Christburg, el siete de febrero de mil doscientos cuarenta y nueve. Conforme este pacto, se garantizaba la libertad personal y los derechos de los conversos y se ponía fin a la guerra. No obstante, en el mes de noviembre de ese año, los natangianos derrotaron a los cruzados teutones en la batalla de Krücken y las reyertas siguieron hasta mil doscientos cincuenta y tres.

Mapa de los clanes prusianos en el siglo XIII.

Preparativos y tácticas


No obstante, la revuelta más esencial empezó en el mes de septiembre de mil doscientos sesenta. El factor desencadenante fue la victoria de lituanos y samogitas contra la Orden Livonia y los caballeros teutónicos en la batalla de Durbe. Conforme el alzamiento se extendía por tierras prusianas, cada clan eligió a un cabecilla: los sambianos fueron encabezados por Balano, los natangianos por Herkus Monte, los bartianos por Diwanus, los warmianos por Glappo y los pogesanios por Auktume. Por su lado, los pomesanios decidieron no unirse a la rebelión. El alzamiento fue apoyado asimismo por Skomantas, caudillo de los yotvingios (o bien sudovios). No obstante, no pudieron hallar un caudillo capaz de regular a todas y cada una de las fuerzas. Herkus Monte, que se había educado en Alemania, se transformó en el más conocido y triunfante de todos y cada uno de los jefes, mas únicamente tenía el mando de sus natangianos.


Los prusianos pusieron lugar a los castillos construidos por los Caballeros y no pudieron mandar grandes ejércitos al oeste. Ignorantes de los métodos de asedio de la Europa occidental, confiaban en la construcción de fuertes en torno a las fortalezas teutonas para recortar los suministros a las guarniciones. Los caballeros teutónicos no podían reunir grandes ejércitos que les dejaran aprovisionar las guarniciones asediadas, y los castillos más pequeños empezaron a caer. Lo más frecuente era que estos castillos fuesen destruidos, y los prusianos ocuparon solo ciertos de ellos, como el de Heilsberg, puesto que carecían de la tecnología precisa para proteger las fortalezas conquistadas y de la logística para sostener abastecidas todas y cada una de las guarniciones. El veintinueve de agosto de mil doscientos sesenta y uno, Jacob de Lüttich, que había negociado el Tratado de Christburg, fue escogido papa con el nombre de Urbano IV. Buen conocedor de los sucesos en Prusia, apoyó de forma decidida a los Caballeros Teutónicos y emitió 22 bulas en 3 años solicitando refuerzos para los caballeros. Sin embargo, los refuerzos tardaban en llegar, puesto que los duques de Polonia y Alemania tenían sus inconvenientes y la Orden Livonia estaba sofocando el alzamiento de los semigalianos.


Primeros éxitos prusianos


Los primeros refuerzos llegaron al fin a inicios de mil doscientos sesenta y uno, mas fueron derrotados el veintiuno de enero de ese año por Herkus Monte en la batalla de Pokarwis. En el mes de enero de mil doscientos sesenta y dos llegaron nuevas tropas provenientes de Renania encabezadas por Wilhelm VIII, duque de Jülich, que estaba obligado por el papa Alejandro IV a cumplir sus compromisos con las cruzadas en Prusia. Este ejército logró romper el Asedio de Königsberg mas, tan pronto como empezó su regreso, los sambianos reiniciaron el lugar, reforzados con los natangianos de Herkus Monte. Herkus resultó herido y los natangianos se retiraron; los sambianos fueron inútiles por sí solos de recortar ciertamente todos y cada uno de los abastecimientos al castillo, lo que llevó al descalabro del lugar. Los prusianos tuvieron más suerte en las zonas más interiores de su territorio, donde pudieron recobrar prácticamente todas las fortalezas, con la salvedad de Wehlau, actual Znamensk), y los Caballeros solamente pudieron sostener las fortalezas de Balga, Elbing, Culm, Thorn (Chelmno, Torun) y Königsberg. La mayor parte de los castillos fueron conquistados entre mil doscientos sesenta y dos y mil doscientos sesenta y tres y Bartenstein cayó por último en mil doscientos sesenta y cuatro. La destrucción de estos castillos tras los asedios liberaba a los prusianos de la necesidad de continuar cerca de las fortalezas y les dejaba libertad para operar en otras unas partes de Prusia, arrasando Kulmerland y Cuyavia.


En mil doscientos sesenta y tres, un recuperado Herkus Monte asaltó Kulmerland con un enorme ejército y hizo muchos presos.Cuando retornaba a Natangia, sus oponentes les salieron al paso y se libró la batalla de Löbau. Los prusianos lograron matar a cuarenta caballeros, incluyendo al maestre y al mariscal.


Durante esta fase de la guerra, los prusianos recibieron ayuda lituana y sudoviana. En el verano de mil doscientos sesenta y dos, Treniota y Shvarn atacaron Mazovia, matando al duque Siemowit I y arrasando Kulmerland, consiguiendo que los pogesanios se unieran al alzamiento. No obstante, el homicidio de Mindaugas y las luchas dinásticas que le prosiguieron separaron a los lituanos de la campaña. Skalmantas, caudillo de los sudovianos, asaltó Culm (Chelmno) en 1263 y en mil doscientos sesenta y cinco.


Punto de inflexión

El rey Ottokar II de Bohemia participó en la Cruzada Prusiana en 2 ocasiones: en mil doscientos cincuenta y cuatro, cuando creó Königsberg, nombrada de este modo en su honor, y en mil doscientos sesenta y siete, cuando cooperó a sofocar el Gran Alzamiento Prusiano.

El año mil doscientos sesenta y cinco marca el punto de cambio del alzamiento: los Caballeros Teutónicos empiezan a percibir mayores refuerzos y Sambia abandona la lucha. Los castillos de Königsberg y Wehlau, en el río Pregel, cortaban las comunicaciones de la zona con el resto de Prusia. Los suministros a Königsberg llegaban por vía marítima, y el castillo servía como base de operaciones para expediciones militares en Sambia. La Orden Livonia mandó refuerzos a Königsberg, merced a los que se pudo derrotar militarmente a los sambianos y obligarlos a rendirse. En mil doscientos sesenta y cinco, nuevos refuerzos llegan desde Alemania: los ejércitos del duque Alberto de Brunswick y de Alberto II, margrave de Meissen, llegaron a Prusia, mas no fueron capaces de hacer grandes avances. En mil doscientos sesenta y seis, Otón III y Juan I, margraves de Brandeburgo, edificaron un castillo en tierras natangianas entre Balga y Königsberg y le llamaron Brandeburgo (desde mil novecientos cuarenta y cinco Ushakovo), si bien el mal tiempo les impidió adentrarse en territorio prusiano.


Cuando los duques retornaron a Alemania, Brandeburgo fue capturado por los warmianos de Glappe y por año siguiente Otón III volvió para reconstruir la fortaleza. No obstante, Juan y Otón murieron en mil doscientos sesenta y siete, y el hijo de este resultó fallecido en un campeonato. Los sucesores de los duques de Brandeburgo no eran partidarios tan fanáticos de los Caballeros. En mil doscientos sesenta y seis murió el duque Swantopolk, que había encabezado a los prusianos a lo largo del Primer Alzamiento, y sus hijos Msciwój (Mestwin) y Warcislaw se unieron por un tiempo a los prusianos. En mil doscientos sesenta y siete, Ottokar II de Bohemia, que había participado en la Cruzada Prusiana de mil doscientos cincuenta y cuatro y que había prometido a Urbano IV todo el territorio prusiano que pudiese conquistar, llegó por último a Prusia. Mas lo único que logró fue reconciliar al duque Mestwin con los Caballeros. Su gran ejército no pudo efectuar ninguna campaña, debido a que el deshielo tuvo lugar prontísimo ese año y los pesados caballeros eran inútiles de combatir en la mitad del terreno cenagoso y también anegado.


La guerra contra los prusianos se fundamentaba en el uso de tácticas de guerrilla en las zonas fronterizas. Pequeños conjuntos formados por 12 a 100 hombres asaltaban granjas, pueblos y puestos fronterizos, etcétera Era una guerra posicional, donde ningún bando podía derrotar al otro, mas los Caballeros confiaban en la llegada de futuros refuerzos desde Alemania y Europa, en la medida en que los prusianos estaban consumiendo sus recursos. Tras la matanza de soldados teutónicos que prosiguió a la batalla de Krücken de mil doscientos cuarenta y nueve, los cruzados se negaron a negociar con los prusianos. Estos fueron inútiles de regular sus fuerzas y aplicar una estrategia común: mientras que cada clan tuviese su jefe, no habría un jefe común para todos y cada uno de los clanes. Los natangianos debían defenderse de ataques lanzados desde Balga, Brandeburgo, Wehlau y Königsberg, al paso que los warmianos se veían conminados por las guarniciones de Christburg y Elbing. En esta situación, solo los bartianos tenían capacidad para continuarse la guerra en el oeste, efectuando expediciones anuales contra Kulmerland.


Fin del levantamiento

Ilustración del siglo XVII del triunfo teutónico en Prusia: un prusiano es aplastado por los victoriosos Caballeros Teutónicos (Christoph Hartknoch, mil seiscientos ochenta y cuatro).

La mayor ofensiva prusiana fue organizada en mil doscientos setenta y uno así como Linka, jefe de los pogesanios. La infantería bartiana y los pogesanios pusieron lugar a un castillo fronterizo mas fueron puestos en fuga por los caballeros de Christburg. Los que consiguieron escapar se unieron a la caballería, al tiempo que los caballeros establecían su campamento en la ribera opuesta del río Dzierzgon, bloqueando el paso a sus hogares. Cuando los Cristianos se retiraron al caer la noche, una mitad del ejército prusiano cruzó el río a determinada distancia del campamento para agredir a los teutones desde la retaguardia, al paso que la otra mitad lanzaba un ataque frontal. Los Caballeros se vieron cercados. La batalla de Paganstin significó la muerte de 12 caballeros y quinientos hombres. Los prusianos asaltaron Christburg inmediatamente y a punto estuvieron de conquistarlo. Mas mientras que se dedicaban a asaltar los aledaños, llegaron refuerzos de la caballería teutona desde Elbing, que se cebaron en la infantería prusiana, si bien su caballería pudo escapar. A pesar de estas pérdidas, Diwane se recobró velozmente y bloqueó los caminos de entrada a Christburg, tratando de rendir el castillo por apetito, mas resultó fallecido en mil doscientos setenta y tres a lo largo del lugar del pequeño puesto de Schönsee.


Durante el invierno de mil doscientos setenta y uno-mil doscientos setenta y dos llegaron nuevos refuerzos desde Meissen, al cargo del conde Dietrich II, Margrave de Meissen. El ejército invadió Natangia y, tras ciertas operaciones de lugar, terminó con la resistencia local, dezmando la población. Herkus Monte, con un pequeño conjunto de seguidores, se retiró a los bosques del sur de Prusia, donde fue hecho preso tras un año y ahorcado. El último caudillo prusiano, Glappe de los warmianos, fue capturado y ahorcado una vez que los Caballeros Teutónicos le atacaran por la retaguardia cuando estaba asediando Brandeburgo. La última tribu rebelde, los pogesanios, lanzaron un ataque sorpresa contra Elbing y tendieron una emboscada a la guarnición del castillo. En mil doscientos setenta y cuatro, los Caballeros organizaron una enorme expedición en represalia por esta acción y conquistaron la base primordial de los rebeldes en Heilsberg (desde mil novecientos cuarenta y cinco Lidzbark Warminski), poniendo fin de esta manera al alzamiento.


Los Caballeros procedieron entonces a reconstruir y fortalecer los castillos destruidos por los prusianos. Parte de la población procuró cobijo en Sudovia o bien en Lituania, o bien fue resituada por los Caballeros. Muchos campesinos libres pasaron ahora al estado de siervos. Los nobles locales debieron transformarse y dar rehenes, y solo unos pocos pudieron preservar su estatus nobiliario. Entre mil doscientos setenta y cuatro y mil doscientos ochenta y tres, los Caballeros teutónicos sometieron a los escalvianos, nadruvianos, yotvingios o bien sudovios.

El enorme duque Vitenis, que cooperó con los prusianos en el alzamiento de mil doscientos noventa y cinco.

Tras el fin del Gran Alzamiento, los prusianos se sublevaron contra los Caballeros en otras 2 o bien 3 ocasiones, mas no llegaron a suponer ningún riesgo real para las situaciones germánicas en la zona.


En mil doscientos setenta y seis, Skomantas, jefe de los sudovianos, taló de manera exitosa tierras teutonas y por año siguiente, con ayuda lituana, atacó Kulmerland. No obstante, no se unieron al levantamiento ni sambianos, ni natangianos ni warmianos, con lo que la rebelión terminó fracasando y los rebeldes procuraron cobijo en Lituania.


Los 2 últimos intentos prusianos por librarse del yugo teutónico trataron de respaldarse en las potencias extranjeras contrincantes de la Orden. El primero de ellos tuvo lugar en mil doscientos ochenta y seis y contó con el apoyo del duque de Rügen, nieto de Swantopolk. No obstante, fracasó prácticamente desde el comienzo y los bartianos y pogesanios padecieron las consecuencias. En mil doscientos noventa y cinco, Vitenis, gran duque de Lituania, apoyó el alzamiento de Natangia y Sambia; los rebeldes atraparon Bartenstein y asaltaron el territorio hasta llegar a Königsberg, si bien jamás representaron una seria amenaza.


La opresión de este último levantamiento supuso el fin efectivo de la Cruzada Prusiana, lo que dejó a las órdenes militares concentrarse en la conquista de Samogitia y Lituania. Tras el fin de la guerra, los territorios prusianos fueron repoblados con colonos de origen alemán, que terminaron por superar y absorber a la población nativa en el siglo XVI. Se piensa que la lengua prusiana desapareció a principios del siglo XVIII.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 171 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Gran Levantamiento Prusiano wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas