ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Jan Hus wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Jan Hus 


Juan Hus nació cara mil trescientos setenta en Hussenitz, una pequeña villa de la zona de la Bohemia meridional (el día de hoy R. Checa), dentro de una familia de campesinos pobres. Su padre murió siendo Juan todavía un pequeño, con lo que fue criado con mucho esmero por su madre. Probó tener piedad y furor religioso desde su niñez, participó como monaguillo y cantó en el coro de la iglesia. Los libros religiosos le apasionaban. Cierta noche que leía la vida de San Lorenzo cerca de la chimenea, aproximó su mano al fuego para poder ver hasta dónde sería capaz de aguantar los tormentos que San Lorenzo había sufrido./P>

Jan Hus recibió la mejor educación que dejaban las circunstancias, aprendiendo lo bastante sobre los escritores de Grecia y Roma en una escuela privada en la provincia de Bohemia, donde consiguió el título de Bachiller en Teología en mil trescientos noventa y ocho. Se le admitió en la Universidad de Praga por caridad, o sea, se le dejó estudiar en esa universidad si bien no tenía el dinero para costear los estudios. Pronto dio pruebas de su capacidad intelectual y se resaltó por su diligencia y aplicación al estudio. Fue profesor en Artes en mil trescientos noventa y seis y prosiguió especializándose en Teología al paso que enseñaba Filosofía.


En el entorno universitario, Jan Hus se halló con una fuerte división de nacionalidades: bávaros, sajones, polacos y libres (checos). Una fuerte mentalidad independentista marcaba a estos últimos, los checos peleaban a menudo contra los otros. Aun en el campo de las teorías filosóficas se marcaba la diferencia, por servirnos de un ejemplo, los checos se fundamentaban en el realismo, al tiempo que los alemanes eran partidarios del nominalismo. En la universidad de Praga reinaba la concepción teológico filosófica del realismo escotista, del que se vio influido el pensamiento de Hus.

Jan Hus en el Concilio de Constanza.

Jan Hus fue escritor de una enorme obra llamada Eclessia (Iglesia en heleno), especificando sus mayores discrepancias contra el sistema católico dominante en esa temporada. Su conclusión más esencial se fundamenta en que Cristo es la cabeza de la Iglesia y no el papa y los cardenales. Este escrito fue clave para el despertar de la Iglesia protestante.


Carrera eclesiástica


Hus fue ordenado sacerdote en mil cuatrocientos y por año siguiente consiguió el cargo de decano de la Capacitad de Arte y Filosofía. Fue nombrado reverendo por el rey de Bohemia, Wenceslao de Luxemburgo, primero en la iglesia de San Miguel y después en la capilla de Belén de Praga en mil cuatrocientos dos, donde se predicaba solamente en idioma checo.


Hus encabezó desde mil cuatrocientos ocho un movimiento basado en las ideas de Juan Wiclef llamado husismo y sus seguidores, los husitas, se multiplicaron en instantes en que la cristiandad padecía la crisis del Cisma de Occidente. Desde mil trescientos setenta y ocho, la Iglesia se hallaba dividida en 2 obediencias, una al papa de la ciudad de Roma y otra al antipapa de Aviñón. Desde el púlpito, Hus criticaba esa división, la corrupción ética de la Iglesia, los abusos que cometía y la riqueza que estaba amontonando. En un intento de solventar el cisma, un conjunto de cardenales convocó en mil cuatrocientos nueve un concilio en Pisa, donde depusieron a los papas Gregorio XII de la ciudad de Roma y Benedicto XIII de Aviñón y escogieron un tercero, Alejandro V de Pisa. Los 2 primeros no dieron marcha atrás y se sostuvieron firmes en sus cargos. Conque la Iglesia pasó a tener 3 pretendientes al solio pontificio. El rey Wenceslao rindió obediencia al antipapa Alejandro V, separándose con más fuerza de los llamados alemanes, que sostuvieron su obediencia al papa romano.


En este contexto, Hus fue nombrado en mil cuatrocientos nueve rector de la Universidad de Praga. A la luz de las doctrinas de Wiclef, deseaba que la Iglesia católica fuera pobre, que todo cuanto hiciese estuviese meridianamente basado en el Evangelio; además de esto, criticaba la venta de indulgencias. Le afirmaba a todo el pueblo que debía desobedecer a la Iglesia por el hecho de que era evidente que los sacerdotes vivían en el pecado. Asimismo pretendía que se prohibiesen los bailes. Participó en los conjuntos que brotaron en la escuela de reverendos de Milic de Kromeriz, que deseaban regresar a la pureza de los primeros años del cristianismo y se oponían a los grandes líderes de la Iglesia.


Contra el papado


Hasta este instante, Hus no había ido tan lejos. La cuestión se agudizó cuando desarrolló su situación en comparación con papado. Hus proponía que la auténtica Iglesia era invisible y que todos y cada uno de los que pertenecen a la Iglesia son sus miembros. La iglesia romana tiene un rol ilustre, mas no es la auténtica Iglesia de Cristo, en tanto que enseñaba que solo Cristo era la cabeza de la Iglesia. Predicaba que Jesucristo era la auténtica Piedra y no Pedro, y afirmaba que el papa, con su corrupción y sus muchos pecados y fallos que enseñaba a las personas, era la encarnación del anticristo. Las críticas de Hus se dirigen eminentemente al antipapa Juan XXIII, sucesor de Alejandro V, a quien el rey de Bohemia había dado su obediencia. Para financiar la guerra contra Ladislao, Juan XXIII decretó la predicación de las indulgencias en Bohemia. La manifestación pública de Hus ocasionó el recelo de los reverendos mandados por el antipapa, que se debía más que nada a que a ellos solo les interesaba el dinero y poco el explicar bien el significado de las indulgencias a los fieles.


Por las calles de la urbe se llevaron en procesión 2 imágenes, una del papa vestido con hábitos pontificales muy ricos y otra de Jesucristo con vestidos pobres y cargando una cruz. A 3 de los participantes de la manifestación se les ejecutó por meterse contra los reverendos de Juan XXIII, y los libres los adoraron como mártires, al tiempo que Hus fue descomulgado por el cardenal Stefaneschi.


Condena del Concilio de Constanza


Para poner punto y final a la división de la cristiandad occidental, el emperador Segismundo convocó el concilio de Constanza, después ratificado por el antipapa Juan XXIII y después confirmado por el papa Gregorio XII.Esta vez, Jan Hus tuvo la ilusión de presentarse a la reunión conciliar para proteger sus doctrinas y ser declarado inocente.

Calvario de Jan Hus (Spiezer Schilling, mil cuatrocientos ochenta y cinco).

El concilio duró del cinco de noviembre de mil cuatrocientos catorce al veintidos de abril de mil cuatrocientos dieciocho. El emperador, que confiaba y creía en la inocencia de Hus, le prometió un salvoconducto para asistir allá y explicar sus postulados. Hus llegó a Constanza el tres de noviembre, un par de días antes que se abriese el concilio, donde se presentó a los teólogos del concilio, mas las trabas de sus compatriotas, que habían difundido un juicio muy negativo sobre él y sobre sus doctrinas, no dejaron que saliese triunfante como lo aguardaba. La excomunión le prohibía festejar la misa y predicar, mas Hus no hizo caso y trasgredió la prohibición, con lo que fue detenido el veintiocho de noviembre en la casa de un capitular y preso -pese a lo acordado- en un edificio del convento de los Dominicos. Cuando el rey Segismundo llegó el veinticuatro de diciembre, se mostró enojado por no haberse cumplido lo que había prometido, mas no hizo nada por asistir a Hus. Como desee que Segismundo deseaba heredar la corona bohemia de su hermano Wenceslao, le interesaba más que se rehabilitara la reputación de Bohemia.


El veinticuatro de marzo de mil cuatrocientos quince, Hus fue trasladado a la torre de los Descalzos y después preso en la torre del palacio episcopal en Gottlieben (en nuestros días Suiza). El cuatro de mayo, el Concilio condenó a Wiclef y su doctrina a título póstumo. El cinco de junio de mil cuatrocientos quince se llevó a Hus al convento de los Franciscanos, donde pasó las últimas semanas de vida. Del cinco al ocho de junio de mil cuatrocientos quince fue sometido a interrogatorio en el refectorio del convento. El Concilio le demandaba que se desdijera y abjurara en público de su doctrina. Hus se negó a desdecirse de ciertas doctrinas de Wiclef y se sostuvo firme hasta finales de junio. En la reunión general del Concilio, festejada la mañana del seis de julio de mil cuatrocientos quince, fue condenado por herejía, degradado del rango sacerdotal y descuidado a cargo del brazo secular. El emperador le acusó de traición y le condenó a fallecer en la fogata, ejecutándose la sentencia ese día. En tal reunión estaban presentes, como representantes del poder secular, el emperador Segismundo, Federico de Hohenzollern, Luis III del Palatinado y un magnate húngaro. Como representantes del poder eclesiástico dieron su voto el prelados cardenal de Ostia, el prelados de Lodi, el prelados de Concordia y el arzobispo de Milán. Como el papa Gregorio XII había abdicado ya antes, la condena se hizo sin participación papal.


Hus fue entregado al poder secular, que lo llevó fuera del casco de la urbe. La fogata se había instalado en un sitio llamado Brühl entre la muralla y el foso. La orden de aprender fuego a la fogata, en la que se encontraban Hus y sus escritos, la dio el Conde palatino Luis en nombre del Emperador. Los verdugos extendieron las cenizas de Hus por el río Rin. Desde el siglo veinte hay una placa conmemorativa en el lugar del patíbulo medieval.


Algunos aseveran que ya antes de ser quemado, Hus afirmó las próximas palabras:


Los seguidores de la Reforma Protestante acostumbran a identificar a Martín Lutero con esas palabras, puesto que ciento dos años después, Lutero clavó sus noventa y cinco tesis en Wittenberg y en su blasón figuraba un cisne.


Hus escribió en una carta de despedida a sus amigos :

Artículo principal: Guerras husitas

La muerte de Hus fue sentida en Bohemia como una falta de respeto a la nación, lo que desencadenó una revuelta horrible de sus seguidores, los husitas. En ciertas parroquias, los sacerdotes que no compartían las doctrinas de Hus fueron expulsados. Aun el arzobispo de Praga fue objeto de amenazas. Ciertos nobles de la zona, encabezados por la reina Sofía, mandaron una carta al concilio de Constanza en la que declaraban a Hus como héroe nacional y refutaban las acusaciones contra él. Aseguraban además de esto que lo de una supuesta herejía bohemia era una patraña y una invención del averno.


Luego se formó una liga de nobles para proteger la libertad de predicación, para resguardar a los miembros del movimiento del poder episcopal y contra la injusta excomunión. Los husitas se dividieron ideológicamente en 2 conjuntos principales:



  • Los utraquistas: conjunto más moderado que estaba formado por la baja nobleza y la burguesía y que fueron apoyados por la Universidad de Praga.
  • Los taboritas: conjunto más radical, constituido en torno a la fortaleza de Tábor y con repercusión de corrientes milenaristas, con tintes antinobiliarios y antigermánicos.

En un primer instante las dos corrientes se unieron en torno al militar Jan Žižka, organizándose militarmente y enfrentándose a las tropas imperiales. La opresión fue violenta y consiguieron imponerse en la zona bohemia. No obstante, Žižka murió a raíz de la peste negra y las corrientes husitas se apartaron, terminando enfrentadas entre ellas. Los taboritas siguieron con sus campañas militares, saqueos y pillaje, al paso que los utraquistas se dirigieron al Concilio de Basilea, donde se reconciliaron con la Iglesia y con el emperador Segismundo, dando su apoyo a los dos en la lucha contra los taboritas y derrotándolos el treinta y uno de mayo de mil cuatrocientos treinta y cuatro en la batalla de Lipany.

Monumento a Jan Hus en Praga.

A Jan Hus se le ha dedicado en mil novecientos quince un conjunto escultórico en la Plaza de la Urbe Vieja (Staromestské námestí) de Praga, con ocasión de la celebración de los quinientos años de su muerte.


La Iglesia Católica desde el concilio Vaticano II se ha declarado a propósito de una posible rehabilitación de Jan Hus. En tal concilio, el prelados socorrer Kampe declaró que «también los católicos debemos confesar el día de hoy sin temor que los jueces en Constanza se han equivocado y que la muerte en las llamas del reformador Hus va entendida en aquella solicitud de perdón general que hizo Pablo VI».


En mil novecientos noventa y nueve Juan Pablo II señaló: «Siento el deber de expresar mi profunda pena por la atroz muerte producida a Jan Hus y por la consecuente herida, fuente de enfrentamientos y divisiones, que se abrió de esa manera en la psique y el corazón del pueblo».


El quince de junio de dos mil quince, el Papa Francisco festejó una "ceremonia de reconciliación" con ocasión del seiscientos aniversario de la muerte de Jan Hus, así como representantes de la Iglesia Husita checoslovaca y de la Iglesia evangélica de los Hermanos Checos. El viernes precedente, el Papa había dicho: "La muerte de Juan Hus hirió de gravedad a toda la Iglesia Católica y se debería solicitar perdón por ella."


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 285 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Jan Hus wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas