ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Johann Eck wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Johann Eck 


Su nombre de nacimiento fue "Johann Maier", mas cambió su apellido a Eck (su sitio de nacimiento, conocido más tarde como Egg, cerca de Memmingen en Suabia). Tras mil quinientos cinco empezó a firmar como Eckius o bien Eccius, o sea, “de Eck”. Su padre, Michael Maier, fue campesino y bailío (o bien Amtmann) de la aldea. Su tío, Martin Maier, sacerdote de Rottenburg, se ocupó de su educación.


Ingresó a la Universidad de Heidelberg con doce años, la que abandonó por año siguiente para ir a Tübingen. Después de percibir su título de maestría en mil quinientos uno, empezó a estudiar teología bajo la dirección de Johann Jakob Lempp y estudió los elementos del hebreo y economía política con Konrad Summenhart. Se fue de Tübingen en mil quinientos uno a raíz de la peste y tras un año en Colonia se estableció en la Universidad de Friburgo. En un comienzo se estableció allá como estudiante de teología y derecho, después, como triunfante maestro. Fue tutor del señalado líder anabaptista de Waldshut y Nikolsburg, Balthasar Hubmaier, relación que sostuvieron asimismo cuando se trasladaron a la Universidad de Ingolstadt. En mil quinientos ocho ingresó al sacerdocio en Estrasburgo y un par de años después consiguió un doctorado en teología.


Publicó su primera obra, "Ludicra logices exercitamenta", en mil quinientos seis en Friburgo. Pese a tener un espíritu indomesticable y un poder de invectiva incontrolable probó ser un refulgente y taimado orador. En disconformodidad con sus colegas, admitió un llamado a catedrático en Ingolstadt en el mes de noviembre de mil quinientos diez, data en la que asimismo recibió honores y también ingresó como canónigo en Eichstadt. En mil quinientos doce lo nombraron pro canciller de la Universidad y la transformó en un baluarte del catolicismo.


Expresó su extenso conocimiento en un sinnúmero de escrituras. En el campo teológico escribió "Chrysopassus" (Augsburg, mil quinientos catorce), en el que desarrolló una teoría de predestinación; asimismo adquirió renombre como comentarista de las "Summulae", de Pedro Hispano, y de "De caelo" y "De anima", de Aristóteles.


Como economista político defendió la legalidad del cobro de intereses, situación que arguyó de manera exitosa en Augsburgo en mil quinientos catorce, y en Bologna en mil quinientos quince, donde discutió asimismo sobre la predestinación. Repitió estos triunfos en Vienna en mil quinientos dieciseis. Merced a dichos aciertos, consiguió el patrocinio de los Fugger, lo que escandalizó a Martín Lutero.


Una comisión ducal designada a toparle un término al largo enfrentamiento entre los académicos le solicitó a Eck que preparase nuevos comentarios sobre Aristóteles y sobre Pedro Hispano. Entre mil quinientos dieciseis y mil quinientos veinte publicó, aparte de realizar sus otras labores, comentarios sobre las "Summulae", de Pedro Hispano, y sobre "Dialéctica", "Física" y otras obras de Aristóteles que tenían un carácter menos científico. Sus comentarios se transformaron entonces en los libros de estudio de la universidad. En sus primeros años, Eck fue considerado un teólogo moderno, y sus comentarios se inspiran en buena medida en el espíritu científico del nuevo aprendizaje. Su objetivo, no obstante, era localizar una vía media entre lo viejo y lo nuevo.


También defendió la causa del pontificado. A resultas de esta nueva resolución, escribió "De primatu Petri" en mil quinientos diecinueve y su "Enchiridion locorum communium adversus Lutherum" tuvo 46 ediciones entre mil quinientos veinticinco y mil quinientos setenta y seis. Entre mil quinientos treinta y mil quinientos treinta y cinco publicó una compilación de sus escritos contra Lutero, Opera contra Ludderum, en cuatro volúmenes. Asimismo arremetió contra un viejo amigo, el humanista y jurista Ulrich Zasius, por una doctrina proclamada diez años ya antes, y a Erasmo de Rotterdam por "Annotationes in Novum Testamentum".


Eck murió en Ingolstadt, habiendo luchado hasta el final por sus ideales. Su amplio aprendizaje fue el resultado de una buenísima memoria y de una infatigable diligencia, a pesar de carecer de imaginación creativa. A pesares de ser un poderoso polemista, sus victorias fueron las de un dialéctico.


Ya en la primavera de mil quinientos diecisiete Eck había entrado en relaciones de amistad con Martin Lutero, con quien estimaba que compartía puntos de vista; mas esta ilusión no duró un buen tiempo. En su Obelisci, Eck atacó las tesis de Lutero, las que había recibido por la parte de Christoph von Scheurl, lo acusó de promocionar la “herejía de la Fraternidad Bohemia” y de promover la anarquía en la Iglesia, catalogándolo asimismo como un husita. Lutero le respondió en su Asterisci adversxes obeliscos Eccii. Andreas Karlstadt defendió la postura de Lutero respecto a las indulgencias y se implicó en una violenta polémica con Eck.


Impulsados por un deseo mutuo por un discute público, Eck y Lutero hicieron un acuerdo en el que Eck se comprometió a discutir con Karlstadt en Erfurt o bien Leipzig, a condición de que Lutero se abstuviese de participar. En el mes de diciembre de mil quinientos dieciocho Eck publicó las doce tesis que defendería ante Karlstadt, mas como no estaban dirigidas a su aparente contrincante, sino más bien a Lutero, este último escribió una carta abierta a Karlstadt en la que declaró estar listo para discutir con Eck. El discute entre Eck y Karlstadt empezó en Leipzig el veintisiete de junio de mil quinientos diecinueve. En las 4 primeras sesiones, Eck mantuvo que el libre arbitrio es el agente activo en las buenas obras, mas se vio obligado por su contrincante a alterar dicha situación para aceptar que la gracia de Dios y el libre arbitrio trabajan en armonía cara exactamente el mismo fin. Karlstadt procedió a probar que las buenas obras solo se pueden atribuir a Dios. Ahora, Eck aceptó que el libre arbitrio es pasivo en el inicio de la conversión, mas que con el trascurso del tiempo llega a ocupar su lugar; con lo que, aunque todas y cada una de las buenas obras se producen en Dios, su realización no depende por entero de su tarea.


A pesar de encontrarse virtualmente forzado a desamparar su situación, logró confundir a Karlstadt empleando su buena memoria y de su habilidad dialéctica; quedándose con la victoria. No tuvo exactamente el mismo éxito al enfrentarse con Lutero, quien, como mismo confesó, era superior a él en concepto de memoria, perspicacia y sabiduría.Después de discutir sobre la supremacía del pontificado, del purgatorio, de la penitencia, etcétera, a lo largo de veintitres días (del cuatro al veintisiete de julio), los árbitros se negaron a dar un resolución. Él consiguió que Lutero reconociese cierto grado de veracidad en las creencias husitas y declaró estar contra el Papa, mas su éxito solo agudizó su resquemor para con sus contrincantes. Desde ese instante, Eck se esforzó desmedidamente en derruir a Lutero. Eck asimismo forzó a Lutero a declarar que los concilios universales habían sido irregulares en ciertas ocasiones, como cuando en el concilio de Constanza (mil cuatrocientos catorce-mil cuatrocientos dieciocho) se condenó a Juan Hus (en mil cuatrocientos quince). En ese instante, Lutero negó la autoridad tanto del papa como del consejo. Los teólogos de la Universidad de Leipzig recibieron a Eck como campeón, abrumándolo con honores y regalos.


Luego de retornar a Ingolstadt, Eck procuró convencer a Federico III de Sajonia a fin de que quemase públicamente las obras de Lutero, y a lo largo de mil quinientos diecinueve publicó más de ocho escritos contra el nuevo movimiento. No consiguió, no obstante, conseguir una resolución condenatoria de las universidades que debían pronunciarse sobre el discute de Leipzig. La Universidad de Erfurt devolvió las actas del encuentro al duque de Sajonia sin dar su aprobación. La Universidad de la ciudad de París, después de ser presionada en múltiples ocasiones, concluyó con una resolución equívoca que se limitaba a “la doctrina de Lutero hasta donde se ha investigado”. Los únicos seguidores de Eck fueron los viejos cazadores de herejes Hoogstraten y Emser de Leipzig, así como las autoridades aliadas de las universidades de Colonia y de Lovaina. Lutero contrarrestó los ataques de Eck con exactamente la misma impetuosidad. En esta temporada, Philipp Melanchthon le escribió a Œcolampadius mentando que había entendido meridianamente la diferencia entre lo que consideraba ser la auténtica teología cristiana y el escolasticismo de los doctores aristotélicos en Leipzig. En su Excusatio (¿Wittenburg, mil quinientos diecinueve?), Eck, agriado más todavía pues a principio de ese año le había advertido a Erasmo, un joven estudiante de teología, que no se precipitase en el enfrentamiento religioso, contestó que Melanchthon no sabía nada sobre teología. En contestación, Melanchthon probó que era extensamente versado en teología. A Eck le fue aun peor en el mes de octubre del mismo año al procurar asistir a Emser con una diatriba escrita contra Lutero. 2 sátiras mordaces, una de Œcolampadius y otra de Willibald Pirckheimer, lo sumieron en una furia que solo se aliviaría con la quema pública de toda la literatura en la plaza de mercado de Ingolstadt, acto que contuvo su colega Reuchlin.


Eck era más considerado “el vencedor impávido de la fe verdadera” en la ciudad de Roma que en Alemania, donde convenció a las universidades de Colonia y Louvania a fin de que condenaran los escritos de Lutero, mas no consiguió alistar a los príncipes alemanes. En el primer mes del año de mil quinientos veinte visitó Italia convidado por el Papa León X, a quien le presentó su obra más reciente De primate Petri adversus Ludderum (Ingolstadt, mil quinientos veinte), por la que fue nominado al cargo de protonotario papal, si bien sus sacrificios por instar al Curia a tomar una acción definitiva contra Lutero no tuvieron éxito por un tiempo.


Regresó a Alemania en el mes de julio con la bula papal Exsurge Domine contra las escrituras de Lutero, en la que se condenaba como heréticas o bien erradas 41 propuestas de Lutero. Eck creía estar en una situación conveniente para machacar no solo a los "herejes luteranos", sino más bien asimismo a sus críticos humanísticos. No obstante, la publicación de la bula papal no retardó en desengañarlo. Las universidades y los humanistas se unieron en demandas contra el atropello. En lo relativo a la actitud de los ciudadanos, Eck tuvo suerte de haber podido escapar de Sajonia con vida.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 394 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Johann Eck wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas