ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı La Oración de Azarías y el Cántico de los Tres Jóvenes wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  La Oración de Azarías y el Cántico de los Tres Jóvenes 


La Oración de Azarías y el Canto de los 3 Jóvenes, es un largo pasaje, presente en las bibliasCatólica y Ortodoxa, y que se sitúa tras el versículo veintitres, del capítulo tres del Libro de Daniel. Asimismo se halla en la vieja traducción de la Septuaginta. El Artículo IV, de los Treinta y 9 Artículos de la Iglesia de Inglaterra, lo ha clasificado como no preceptivo (mas incluso de esta manera, al lado de otros textos apócrifos: "La iglesia debe leerlos para ejemplo de vida y también instrucción de costumbres"). Acostumbra a ser omitido en ciertas biblias protestantes, como una edición Apócrifa.


El pasaje incluye la Oración penitencial de Azarías (Abed-nego en babilonia, véase Daniel 1:6-siete), al paso que los 3 jóvenes estaban en el horno de fuego; una breve recensión de una figura que se reunió con ellos en el horno (un ángel, o bien conforme la interpretación de ciertos cristianos, una prefiguración o bien Teofanía, de Jesucristo; y concluye con un himno de loa, el que se canta con el estribillo Alabadlo y ensaldadlo por los siglos, la que se repite en muchas ocasiones nombrando distintas peculiaridades del planeta, todo al instante de caer en la cuenta de ser salvados del horno por Dios.


El Cánto de los 3 Jóvenes es una parte del conocido canon himnico, el que se canta a lo largo de los maitines y otros servicios en la Iglesia Ortodoxa. Se puede hallar en la Iglesia de Inglaterra, en el Libro de Oración Común bajo el nombre "Benedicite" y es uno de sus cantos tradicionales. Asimismo es una canción opcional para maitines y servicios rituales de la Iglesia Luterana. Asimismo, en forma de una versión abreviada o bien completa de la canción, aparece como el "Canto del Viejo Testamento", en la ceremonia de los Laudes cada domingo y en las fiestas del Oficio Divino de la Iglesia católica.


La oración y el cánto de acompañamiento no se hallan en texto hebreo/arameo del libro de Daniel, ni son convocados en las viejas citas judías que hasta el día de hoy sobreviven. No obstante, existe testimonio viejos de ellos en textos Siríaco y Latín, mas singularmente en el heleno.


Los orígenes de estos textos son sombríos. Si sus pates fueron compuestas originalmente en Heleno, Hebreo o bien Arameo es algo dudoso, si bien muchos eruditos modernos, concluyen sobre la base de la patentiza textual, que debió existir una edición semítica original. La data de composición de estos documentos es asimismo dudosa, si bien existen muchos eruditos que abogan por una data entre el siglo I y II a. C..


El texto de esta versión fue copiado de la Sagrada Escritura del Oso de mil quinientos sesenta y nueve, solo se ha cambiado su ortografía, para hacerla un tanto más comprensible a nuestro contexto idiomatico.



  1. Y andaba en la mitad de la llama alabando a Dios y bendiciendo al Señor.
  2. Y estando de pie Azarías, rezó así, y abriendo su boca afirmó en la mitad del fuego;
  3. Bendito eres Señor Dios de nuestros progenitores, tu nombre es digno de ser alabado y glorioso por siglos.
  4. Porque eres justo en todas y cada una de las cosas que con nosotros has hecho; y tus obras son verdaderas y derechos tus caminos, y todos tus juicios verdaderos.
  5. Porque juicios verdaderos has ejercitado en todas y cada una de las cosas que has hecho contra nosotros y contra la santa Urbe de nuestros progenitores, Jerusalén; por el hecho de que con verdad y con juicio trujaste todas y cada una estas cosas por nuestros pecados.
  6. Porque pecamos y también hicimos injusticia, que nos separamos de tu y en todas y cada una de las cosas ofendimos.
  7. Que ni obedecimos tus mandamientos ni los guardamos, ni hicimos lo que nos mandaste a fin de que oyéramos bien.
  8. Y todo cuanto nos impusiste y también hiciste, lo haz hecho con auténtico juicio.
  9. Nos entregaste en mano de contrincantes inicuos, inimicísimos, apostatas; a rey injusto y el más malo de toda la tierra.
  10. Y todavía ahora no podemos abrir la boca; vergüenza y confusión somos hechos a tus siervos, y a todos los otros que te honran.
  11. No nos entregues, puesto que, por siempre por tu Nombre, ni rompas tu Concierto.
  12. Ni apartes de nosotros tu clemencia por Abraham tu amado y por Isaac tu siervo, y por Israel tu Santo.
  13. A los que charlaste, prometiéndoles que tenías que multiplicar si simiente como las estrellas del cielo y como la arena del que está a la ribera de la mar.
  14. Porque, Señor, los más disminuidos somos de todos y cada uno de los pueblos que el día de hoy son en el planeta, y humillados por nuestros pecados.
  15. En este tiempo ni tenemos príncipe, ni profeta, ni capitán, ni holocausto, ni sacrificio, ni presente, ni incienso, ni incluso sitio para ofrecer primicias delante de ti,
  16. Para lograr tu misericordia; en consecuencia con anima quebrantada y espíritu humillado seamos recibidos de ti.
  17. Y tal y como si holocausto de carneros y de toros y muchos millares de corderos gruesos te fueran ofrecidos, de esta forma sea el día de hoy, delante de ti, nuestro sacrificio, y sea recibido en tu presencia; por el hecho de que los que en ti pusieron su confianza, jamás se avergonzaran.
  18. Y puesto que ahora, de todo corazón, te proseguimos, tememos y procuramos tu semblante,
  19. No nos avergüences; ya antes nos trates conforme tu misericordia y conforme la grandiosidad de tu clemencia.
  20. Libranos de conformidad con tus maravillas y gana, Señor, gloria para tu Nombre.
  21. Y sean abochornados los que hicieron mal a tus siervos y de tu potencia sean confundidos, y su fuerza sea quebrantada;
  22. Y conozcan, Señor, que tu solo eres Dios, y digno de ser glorificado en toda la redondez de las tierras.
  23. Entre tanto, los criados del rey, que los habían echado (a saber en el fuego), no cesaban de encender el horno con alquitrán, pez, estopas y sarmientos.
  24. Y la llama se extendía y salía sobre el horno 49 codos.
  25. Y quemó a los caldeos que encontró cerca de si.
  26. más el ángel del Señor, que había descendido en el horno conjuntamente con los que estaban con Azarías,
  27. Sacudiendo del horno la llama de fuego, levantó en la mitad del, como un salpicó que sonaba y el fuego en nada les tocó ni les dañó, ni les dio alguna molestia.


  • El Canto de los 3 Jóvenes

El texto de esta versión fue copiado de la Sagrada Escritura del Oso de mil quinientos sesenta y nueve, solo se ha cambiado su ortografía, para hacerla un tanto más comprensible a nuestro contexto idiomatico.



  1. Entonces, aquellos 3, como de una boca, alababan a Dios y con gloria y loa lo festejaban así:
  2. Bendito eres Señor Dios de nuestros Progenitores, digno de ser alabado y encomiado por siempre; Bendito es el Nombre de tu gloria, Santo en extremo digno de ser alabado y sobre encomiado en todos y cada uno de los siglos.
  3. En el templo de tu santa Majestad eres digno de ser predicado y digno de ser festejado con loas eternas, a lo grande forma, glorioso.
  4. En la silla gloriosa de tu reino eres digo de ser predicado y digno de ser honrado por todos y cada uno de los siglos con toda suma loa y gloria.
  5. Digno eres de ser predicado, que penetras con tu vista lo más profundo de los abismos y estás sentado sobre los Querubes, digno de ser realmente festejado y encomiado por eternos siglos.
  6. En el firmamento del cielo eres digno de ser predicado y a lo grande forma festejado, glorioso por los siglos.
  7. Predicad al Señor todas y cada una de las obras del Señor y alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  8. Ángeles del Señor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  9. Cielos, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  10. Todas las aguas, que están sobre los cielos, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  11. Todas las virtudes del Señor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  12. El sol y la luna, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  13. Estrellas del cielo, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  14. Toda lluvia y salpicó, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  15. Todos los vientos, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  16. El fuego y el calor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  17. El frío y el calor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  18. Rocíos y aguas de las nieves, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  19. El hielo y el frío, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  20. Nieblas y nieves, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  21. Las noches y los días, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  22. La luz y las tinieblas, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  23. Los relámpagos y las nubes, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  24. La tierra, predique al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  25. Los montes y los collados, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  26. Todo lo que en la tierra genera, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  27. Las fuentes, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  28. Los mares y los ríos, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  29. Las ballenas y todo cuanto se mueve en las aguas, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  30. Todas las aves del cielo, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  31. Las bestias y todos y cada uno de los ganados, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  32. Los hijos de los hombres, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  33. Predique Israel al Señor; alábelo y ensálcelo en los siglos.
  34. Sacerdotes del Señor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  35. Siervos del Señor, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  36. Espíritus y ánimás de los justos, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  37. Santos y humildes de corazón, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos.
  38. Ananías, Azarías y Misael, predicad al Señor; alabadlo y ensalzadlo en los siglos; pues nos libró de los avernos y nos defendió del poder de la muerte y del medio del horno candente en llamas, del medio del fuego nos libró.
  39. Confesad al Señor pues es bueno, por el hecho de que hasta el siglo es su clemencia.
  40. Todos los honradores del Señor, predicad al Dios de los dioses; alabadlo y reconocedlo, por el hecho de que su clemencia pertenece a todos y cada uno de los siglos.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 33 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı La Oración de Azarías y el Cántico de los Tres Jóvenes wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas