ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Menorá wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Menorá 


wikiMenorá de los hebreos, delineada como símbolo.

La menorá (en hebreo: ?????, lit. «lámpara») es el candelabro o bien lámpara de aceite de 7 brazos de la cultura israelita, uno de los elementos rituales más esenciales del judaísmo y además uno de sus símbolos más viejos, remontándose su empleo al pueblo hebreo acampado al pie del monte Sinaí y en su Éxodo con rumbo a la Tierra Prometida, en tiempos de la Edad Vieja.


La fuente literaria que hace referencia al candelabro es las Sagradas Escrituras, particularmente el libro del Éxodo.


Según las Sagradas Escrituras, la menorá se hallaba en el Tabernáculo y después en el Templo de Jerusalén. En el Templo, expresa las Sagradas Escrituras, delante del Santo de los Santos había un candelabro de oro muy puro, labrado a martillo que tenía 7 brazos, en todos y cada uno de ellos de los que ardía una lamparilla o bien luminaria.


Según los libros de Zacarías y también Isaías, la menorá es simbólica del espíritu de Yahveh (véase sección Simbolismo). Con todo, posiblemente la menorá sea además de esto una representación simbólica de la zarza candente en un inicio percibida por Moisés en el monte Sinaí.


Se conoce su apariencia entre otras muchas cosas por el hecho de que después que los romanos profanaron y destrozaron el segundo Templo de Jerusalén, se llevaron el candelabro de los 7 brazos como trofeo a Roma: la apariencia del candelabro se puede ver en un conocido bajorrelieve del Arco de Tito, construido para festejar su victoria en el año setenta de la Era Cristiana.


Algunas veces la menorá es confundida con la januquiá, candelabro de 9 brazos empleado en la festividad de las luminarias (Janucá). No obstante, la cantidad de brazos de cada uno de ellos de esos candelabros justifica una distinción al designarlos.


Desde mil novecientos cuarenta y ocho de ahora en adelante, la menorá es uno de los símbolos del moderno Estado de Israel y cumple el rol de figura central en su escudo oficial.

Sumo sacerdote de Israel con los implementos del Templo de Jerusalén, entre aquéllos que resalta la menorá. Pentateuco de Ratisbona, Bavaria, mil trescientos.

La Biblia describe la menorá como un candelabro con 7 brazos, cada uno de ellos con su luminaria, hecho de oro macizo que fue empleado en el Tabernáculo, santuario portátil erigido por Moisés en el desierto, y años después, en el Templo de Jerusalén. Para la menorá se empleaba aceite de oliva del más puro, el que era puesto diariamente para sostener vivas sus 7 luminarias. La menorá es símbolo del judaísmo desde la Antigüedad.


La menorá consistía de una base que aguantaba una caña primordial o bien eje vertical del que se desprendían 6 brazos, 3 de cada lado. El candelabro era una unidad de oro puro, macizo y labrado a martillo. Los 6 brazos laterales se encorvaban de modo tal que alcanzaran exactamente la misma altura que el eje vertical, de forma que las luminarias de los 7 brazos eran equidistantes y formaban una línea horizontal.


La Biblia Hebrea, o bien Torá, señala que Dios le descubrió el diseño de la menorá a Moisés y describe la construcción de la menorá del siguiente modo:

Arte hebreo. Bloque de Magdala, primeras décadas del siglo I d.C.La Menorá en la procesión con los espolios del Templo de Jerusalén. Relieve del Arco de Tito, Roma, Italia.Biblia Kennicott, manuscrito sefardí, 1476: Implementos del Templo, incluyendo la menorá.Relieve judeo-romano con menorá portada por querubes tradicional-tardíos, siglos II-III.

En numerosas representaciones, los brazos de la menorá en presentan forma semicircular, mas Rashi y Maimónides interpretaron que eran rectilíneos. Y, en verdad, aun ya antes de semejantes interpretaciones, candelabros rectilíneos de 7 brazos fueron representados tanto en un relieve esculpido en piedra en Tamra (Israel) como en las pinturas de la Sinagoga de Dura Europos (Siria). Considerando la descripción sumamente botánica que provee la Sagrada Escritura sobre la menorá, es conveniente mentar que en el Levante mediterráneo (Próximo Oriente) hay una planta llamada Moriá (Salvia palaestina), de configuración rectilínea y proveída aparte de cálices todos equivalentes a aquellos de la menorá, con lo que se sospecha que dicha planta bien pudo haber sido la fuente visual de inspiración en lo relativo a su configuración.


Un número notable de representaciones judías de la menorá efectuadas a lo largo de la temporada en la que el Templo todavía existía presentan versiones bastante diferentes de aquella que figura en el Arco de Tito de la ciudad de Roma. El candelabro representado en el romano monumento tiene una base escalonada que no es para nada consonante con las 3 patas de la menorá a las que la Torá en verdad sí se refiere. Peor todavía, el candelabro en el relieve de los romanos presenta en su base formas híbridas cuyos referentes se hallan en la mitología grecolatina y en los motivos visuales empleados por esas culturas: en un contexto judío, esas formas híbridas implicarían solamente ni nada menos que idolatría. Ciertas fuentes como Likkutei Sichos (vol. veintiuno) mantienen que el candelabro en el monumento de Tito fue representado por un artista pagano que no conocía la manera de la menorá. A eso se le añaden las distintas interpretaciones rabínicas de la menorá, cosa que ha dado sitio a muy diferentes nociones e inclusive versiones en la realización de la menorá.


No obstante, la patentiza arqueológica y representaciones hechas por artistas familiarizados con la menorá señalan que sus brazos no eran semicirculares ni rectilíneos, sino más bien elípticos o bien poligonales.


Hasta dos mil nueve, la más temprana representación de la menorá del Templo era el relieve exhibido en el Arco de Tito, memorando su desfile en la ciudad de Roma después de la destrucción de Jerusalén en setenta d.C. No obstante, en Magdala en dos mil nueve fueron descubiertas bajo tierra las ruinas de una sinagoga proveídas de revestimientos cerámicos diferentes. En las ruinas de la sinagoga se descubrió un bloque de piedra cuadrangular con diferentes motivos ornamentales y, entre ellos, la representación del candelabro hebreo con sus 7 brazos.Dicha imagen difiere sensiblemente de aquella en el Arco de Tito. La menorá de Magdala seguramente fue esculpida por un testigo ocular de la menorá presente en ese instante en el Templo de Jerusalén. Cuando se la observa de cerca, tiene la menorá de Magdala brazos que son poligonales, no redondos, una base no escalonada sino más bien triangular.


Como se ha citado, a lo largo de la existencia del Templo de Jerusalén, el circuito sagrado contenía una menorá, alimentada por aceite de oliva y que continuaba encendida de manera continua. Cuando el Sumo Sacerdote de los israelitas ingresaba al Templo, la menorá se hallaba sobre el lado izquierdo del santuario.


Las lámparas de la menorá estaban situadas al final de cada brazo. Eran encendidas a diario merced al empleo de aceite de oliva consagrado, que era empleado desde la tarde hasta la mañana.El historiador judeo-romano Flavio Josefo, que advertía ecos paganos en la menorá, escribió además de esto que 3 de sus 7 lámparas continuaban encendidas aun a lo largo del día; mas, conforme el Talmud (Rashi, Tratado Shabbat 22b), eso solo se aplicaba a la lámpara central de la menorá, que recibía la misma cantidad de aceite que el resto. Si bien todas las otras lámparas acababan por extinguirse, la central continuaba siempre y en toda circunstancia encendida, a pesares de ser la primera en haber sido encendida. Tal milagro, conforme el Talmud (Tratado Menahot 86b), era interpretado como un signo de que la Presencia Divina (Shejiná) continuaba al lado de Israel. Dada su localización, a la mentada lámpara se la conocía como "Lámpara Occidental", e inclusive se la llamaba "Lámpara de Dios" (Ner Elohim).


Existe asimismo una teoría que especula con la idea de que la menorá podría tener su origen en el árbol de la vida que representa a la diosa madre Asherah. No obstante, es conveniente rememorar que en el Pentateuco, la menorá es una manifestación de la voluntad de Dios y por tanto queda disociada de cualquier simbolismo politeísta.


El candelabro de 7 brazos del primer Templo de Jerusalén fue llevado, así como otros tantos, a Babilonia por las tropas invasoras bajo el mando de Nebuzaradán. Algo semejante ocurrió con aquellos del Templo edificado por Zorobabel y que fueron robados por Antíoco Epifanes, mas subsecuentemente restaurados por los Macabeos.


El destino de la menorá utilizada en el segundo Templo de Jerusalén es dudoso. La fortuna corrida por el dorado aparejo fue registrada por Josefo, quien señala que fue llevada a Roma y exhibida como trofeo por Vespasiano y Tito; a continuación la menorá fue depositada en el romano Templo de la Paz. Seguramente la menorá fue robada por los salvajes en su saqueo de la ciudad de Roma en cuatrocientos cincuenta y cinco d.C., y llevada a su capital, Cartago. Supuestamente el ejército bizantino bajo el mando del general Belisario la recobró en quinientos treinta y tres d.C. y la transportó a Constantinopla. Conforme Procopius, la menorá fue exhibida por las calles de Constantinopla y después retornada a Jerusalén, donde no hubo ningún registro a este respecto.


Luego de la destrucción del Templo (setenta d.C.), ningún candelabro de 7 brazos llegó a tener una relevancia equiparable con aquella de su precursor bíblico. No obstante, su presencia —tanto en las sinagogas como en el arte judío— prosigue todavía siendo simbólica y reminiscente de la menorá del Templo de Jerusalén.


Al rememorar la santidad del Templo, ciertas autoridades rabínicas evitaron que se reprodujese la menorá original del Templo y, a causa de ello, en no pocas sinagogas los candelabros de empleo regular o bien lámparas para alumbrar la sinagoga acostumbran a presentar 6 o bien aun menos brazos que la menorá de los tiempos bíblicos. Con todo, la menorá es una incesante en el arte hebreo y desde hace -cuando menos- 21 siglos.

Menorá sefardí de bronce, siglo XIX. El ejemplo ilustrado emplea candelas en lugar de aceite.Vitral de la Sinagoga de Essen, Alemania, 1913.Michal Na'aman, Árboles de Luz, técnica mixta,1993. Museo de Israel, Jerusalén.

La menorá del Templo de Jerusalén simbolizaba la iluminación universal. Las 7 lámparas mencionan a las ramas del conocimiento humano, representadas por los brazos del candelabro inclinados levemente cara adentro y guiados de forma simbólica por Dios, representado por la lámpara central.


Nadia Julien asevera que el candelabro de los 7 brazos es "el símbolo de la palabra de Dios", su luz, aquella de la "santa iluminación", o sea, del "espíritu de la verdad".


A ello se ajusta asimismo una teoría fundada en una premonición de Isaías y que interpreta la menorá en términos puramente espirituales; según ella los brazos del candelabro representan:



  • 1. El Espíritu de Dios (brazo que se halla en el centro)
  • 2-tres. Espíritu de sabiduría y de inteligencia (brazos a cada lado del central)
  • 4-cinco. Espíritu de consejo y de poder (los que se sitúan respectivamente en el centro de cada lado)
  • 6-siete. Espíritu de conocimiento y de miedo a Dios (los que se encuentran a cada extremo del candelabro).

Ello tiene su base en los términos sobre el candelabro de 7 brazos expresados por el citado profeta hebreo:


Es posible que la menorá sea asimismo simbólica de la zarza candente percibida por Moisés en el Monte Horeb. Para Juan Eduardo Cirlot la menorá tiene una clara dimensión galáctico-mística.


Udo Becker mantiene que la menorá es un símbolo de luz espiritual como asimismo un símbolo de redención, no exento de significación galáctica, puesto que menciona a los 7 planetas y a los 7 cielos.


De pacto con Clemente de Alejandría y Filón el Judío, las 7 lámparas de la dorada menorá representaban los 7 planetas tradicionales y en este orden: la luna, mercurio, venus, el sol, marte, júpiter y saturno. Semejantes pensadores se fundamentan por su parte en las mentadas ideas de Flavio Josefo.


Sin embargo, no resulta para nada bastante difícil entender que seguramente la menorá sea un símbolo fundamentalmente evocativo de la Creación que, como es sabido, tuvo lugar a lo largo de 6 días, a los que debe agregársele el día en que el Dios descansó. Como la caña vertical de la menorá tiene una condición inusual, de exactamente la misma manera el shabat, séptimo día de la semana hebrea y por su parte el día sagrado de la semana judía, es para el pueblo de Israel de cardinal importancia:

Menorá de plata llamada Januquiá, utilizada en especial en la celebración de Janucá.

La menorá es asimismo un símbolo de manera estrecha asociado con la celebración judía de Janucá, la Celebración de las Luminarias en el calendario hebreo. Memorando la victoria de los hebreos en su guerra contra los helenos y el milagro del aceite que tuvo lugar en el Templo de Jerusalén, en janucá se emplea un candelabro judío que no tiene 7, sino más bien 9 brazos. Es llamado januquiá. Los 4 brazos en todos y cada lado representan los 8 días de celebración del milagro del aceite, al tiempo que el del medio, conocido como shamash ("siervo"), se emplea para encender el resto. El candelabro en cuestión emplea en su versión tradicional lámparas de aceite, pero asimismo hay hoy en día otros que presentan candelas.


Aunque esta clase de candelabro es llamado januquiá, asimismo en ocasiones se lo llama menorá de jánuca. Llamarle solo menorá es inadecuado, puesto que da sitio a equívocos: ello resulta del mero hecho de que el candelabro empleado en jánuca es por su parte asimismo una menorá (lámpara). Para eludir vaguedades y distinguirla del candelabro de 7 brazos (generalmente llamado menorá a secas), es preferible llamar januquiá al candelabro de 9 brazos, cosa que establece una diferencia entre los candelabros desde estimar que la cantidad de brazos de cada uno de ellos de ellos no es exactamente la misma. De esto resulta que los términos januquiá y menorá de jánuca pueden ser empleados y entendidos como sinónimos.


Entre mil novecientos cuarenta y mil novecientos setenta, debido a la creación del Estado de Israel, la lámpara de janucá tradicional adoptó a lo largo de ese periodo nuevas formas y motivos idealistas. De esta forma, la lámpara incorporó el motivo de los "vanguardistas modernos" (jalutzím) acompañados de la palmera y el cactus, haciendo este último alusión a "La tierra del sabra", o puede presentarlos lado a lado con los Macabeos, o bien como figuras alegóricas, tal y como sucede en un trabajo de Zeev Raban titulado Lámpara de la Independencia. Escrita en hebreo, la palabra "Israel" o bien aun una bandera portada un soldado israelí llegaron a transformarse en la estructura del objeto ritual propiamente dicho. La januquiá fue asimismo desarrollada en lo que se puede llamar "estilo chorreado", haciendo así eco de aquel precedentemente creado por el escultor David Palombo en el portal de la Knéset. No obstante, debe indicarse que de exactamente la misma cultura surgieron asimismo lámparas de janucá que son coherentes con la manera y diseño del objeto ritual en su versión tradicional. Entre ellas merecen ser mentadas un género de januquiá sefaradí triangular (y también inspirado en otro marroquí y judeoespañol del siglo XVIII) y otro género de januquiá con motivos propios del folclore desarrollado por las comunidades askenaziés y que incorpora motivos como la estrella de David, un candelabro con 7 candelas, protegido por leones rampantes, y adornados todos con rebosantes racimos de parra. Relacionado con la última cultura mentada, una januquiá presenta en exclusividad al violinista sobre el tejado (personaje por el escritor Scholem Aleijem).



  • Italia, s. XVI-XVII. Sinagoga de Cuneo, Piamonte.
  • Alemania, mil setecientos seis.
  • Holanda, mil setecientos cincuenta y uno.
  • Yemen, siglo XVIII.
  • Ucrania, mil ochocientos sesenta y siete.
  • Marruecos, siglo XIX.
  • Francia, siglo XIX.
  • India, siglo XIX.
  • Rusia, mil ochocientos noventa.
  • Israel, siglo XIX. Compilación Beit Tijo, Jerusalén.
  • Perú, siglo veinte.
  • Israel, dos mil doce.

La menorá acostumbra a hacerse presente en la tradición cristiana como un motivo que enlaza la fe mosaica y la fe cristiana. Entendida como un símbolo místico-galáctico, es representada en campos tanto religiosos como profanos. Con todo, en campos cristianos, la menorá —aunque poco frecuente— se manifiesta desde las postrimerías del medievo como símbolico del componente hebreo que, entre otros muchos tantos, forma un factor de inspiración e inclusive contraste para la Iglesia: en la teología cristiana, la menorá es símbolo del judaísmo.


La presencia de ecos y alteraciones de la menorá del Templo de Jerusalén en ciertas iglesias cristianas forma un símbolo de inclusión. Y, en el plano de la experiencia religiosa, el candelabro de los 7 brazos expresa un deseo tanto de iluminación como de esperanza y continuidad.


En algunos casos la menorá figura en ciertas iglesias, donde además de esto es posible observarla a lo largo de la celebración eucarística.



  • Nicolás de Verdún (?), Candelabro Trivulzio, bronce, c. mil doscientos-mil doscientos veinticinco. Catedral de Milán, Italia.
  • Biblia de Cervera, manuscrito sefardí, mil doscientos noventa y nueve-mil trescientos, fol. 316v: Menorá de la visión de Zacarias. Biblioteca Nacional de Portugal.
  • Speculum Humanae Salvationis, Colonia, c. mil trescientos sesenta.
  • Iglesia de Essen, Alemania (Georg Humanns, Die Kunstwerke der Münsterkirche zu Essen, Düsseldorf, mil novecientos cuatro).
  • Menorá al lado del Retablo de la Iglesia de Valleberga, Skåne, Suecia.
  • Hartmann Schedel, Las Crónicas de Núremberg, mil cuatrocientos noventa y tres, fol. 32r.
  • Ídem., el Arca de la Coalición y la Menorá.
  • Ídem, la Menorá, los Aparejos y el Sumo sacerdote de Israel.
  • Rafael, La expulsión de Heliodoro del Templo, fresco, mil quinientos once-mil quinientos doce. Museos Vaticanos, Roma.
  • Vittore Carpacho, Milagro de la encalla florida, fresco, mil quinientos cuatro-mil quinientos ocho. Pinacoteca de Brera.
  • Ludovico Carracci, Esponsales de la Virgen, mil quinientos ochenta y siete. Compilación P. Pouncey.
  • Vitral analógico, siglo XVII.Iglesia Saint Etienne du Mont, París.
  • Menorá del Cristo Pantocrator. Iglesia ortodoxa de Zabludów, Polonia.
  • Wenceslaus Hollar, Confesiones de Augsburgo, siglo XVII. Universidad de la ciudad de Toronto, Canadá.
  • Alfred Noack, Mausoleo Montanaro, Camposanto de Génova, c. mil ochocientos ochenta.
  • Saqueo de la ciudad de Roma por los salvajes en cuatrocientos cincuenta y cinco d.C. Óleo por Karl Bruillov, siglo XIX. Galería Tretyakovy, Moscú. El cuadro incluye la menorá, proveniente del Templo de Jerusalén.
  • Jirí Meitner, Paisaje de Strakonice con Menorá (entre el Castillo de Strakonice y la Iglesia de santa Margarita), óleo, dos mil trece. Iglesia de San Prokop, Strakonice, Rep. Checa.
  • Iglesia Hendriksholm, Rødovre, Dinamarca, dos mil siete.
  • Menorá y Pez. Vitral en Iglesia de los Santos Reyes, Urbe de México, dos mil nueve.
  • Vitral de la Iglesia Católica de San Ignacio, Kelberg, Alemania, dos mil once.
  • Bandera de la independiente Iglesia ni Cristo, Filipinas.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 143 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Menorá wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas