ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Modestia (cristianismo) wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Modestia (cristianismo) 


Modestia desea decir moderación, control, gobierno de una cosa, y tiene sentidos distintos.


Para S. Tomás (cfr. Sum. Th. dos-dos gg143,160,168-ciento sesenta y nueve) es parte potencial de la templanza, o sea, se encuadra en ella, sin efectuarla en su alcance; de este modo, es virtud complementaria y ayudar de la cuarta virtud cardinal. En su sentido más extenso la modestia es, puesto que, una virtud que dirige y ordena distintos apetitos y actos internos o bien externos relacionados con la templanza. A ella se opone la inmodestia, que es el de la carencia de moderación en semejantes actos.


Tradicionalmente se distinguen 4 especies de modestia , 2 para los actos internos y 2 para los externos:

a) la humildad que modera el anhelo de superioridad;b) la estudioso o bien anhelo de saber, que estimula a la busca de la verdad y frena el deseo de saber lo que sobrepasa nuestra capacidad;c) la modestia en el comportamiento, en las costumbres;d) la modestia en el ornamento (cfr. P. Ases, De fortitudine et temperantia, Roma mil novecientos treinta y nueve, nos. ciento cincuenta y nueve y trescientos siete-trescientos sesenta y tres).

Estas 2 últimas especies son las que forman más rigurosamente la virtud de la modestia que se refiere a determinadas manifestaciones externas de las personas, moderándolas y componiéndolas conforme la razón: impone el cuidado de actitudes y comportamientos externos (vestidos, ornato, posturas, etcétera); busca la corrección sin artificio ni vulgaridad; sostiene un justo medio entre el cuidado exagerado y el desaliño.


El término actual acostumbra a ser más concreto. Se refiere a los comportamientos relacionados con la castidad. Y en tal sentido es la virtud que rige nuestras acciones, ademanes y actitudes de tal modo que, dentro de lo posible, no demos a el resto -ni a nosotros mismos- ocasión de apetencias sexuales desorganizadas. No se identifica con la pureza o bien castidad, ni tan siquiera con el pudor. Es defensa externa al tiempo que efecto del pudor, y protección recóndita de la castidad. Sostiene la dignidad de las personas, imponiendo la dirección de la parte superior a las actitudes rebeldes de la inferior en el campo de los sentidos y del instinto sexual. De esta forma resguarda asimismo contra la impureza.


Se entiende la relevancia de fomentar y enseñar la modestia, tanto para conservar la castidad individual para fomentar la moralidad pública, y normalmente para hacer respetar la dignidad humana mientras que uno mismo la respeta. En su aplicación depende en una buena parte de las condiciones de tiempo y sitio, como de las circunstancias de exactamente las mismas personas por quienes y ante quienes se practica. Actitudes inmodestas e inclusive provocativas ante extraños o bien públicamente pueden ser adecuadas en la amedrentad, frente a los propios progenitores o bien hermanos, entre personas del mismo sexo, en unas edades y no en otras. De igual manera, vestidos y gestos que en un tiempo o bien en un país sean inmodestos o bien provocativos, pueden no serlo en otra temporada o bien en otra sociedad, en fuerza de la costumbre, de la educación recibida, etcétera Con todo, como la moda tiene una influencia social, hay ciertas actitudes que se deben juzgar de forma absoluta y no solo con relación a ciertas clases o bien personas de la sociedad.


La modestia no es negación o bien renuncia, ni tan siquiera desatiendo o bien menosprecio de la belleza de formas y gestos, de determinada elegancia buscada digna y moderadamente, que disimule defectos y incluso realce sin desorden el atrayente natural de las personas. No se la favorece con el desatiendo del arreglo personal o bien de tendencias indecentes. Se la favorece, más bien, comportándose con buen gusto y modernidad, al tiempo que de manera correcta y dignidad. La ligereza vana y provocativa, que lleva la atención de los sentidos cara el cuerpo, excitando la pasión sensual, es censurable. El ornato que da gracia digna y provoca atracción cara la persona en su ser, de conformidad con la jerarquía de sus valores, es laudable; y incluso una forma de apostolado entre las personas que procuran la santidad en la mitad del planeta.


La modestia tiene como término primordial de su ejercicio el propio cuerpo y el cuerpo del resto, cuando colabora con el sano pudor. Sobre el propio cuerpo, el poder aplicar adecuadamente la vista sin turbarse pudibundamente, es una condición que resulta conveniente adquirir. Ello favorecerá la calma de los sentidos y dejará a la psique sostenerse en un entorno de pureza. Sobre el cuerpo del resto se deben eludir las miradas curiosas, detenidas a propósito en las formas peculiaridades del sexo o bien en unas partes del cuerpo que la corrección y la delicadez sustraen a la vista extraña.


Ayudará a lograr el debido respeto al cuerpo humano el estimar su condición; no está solo al servicio del ánima, sino pertenece con ella a la constitución de la persona, participa de su dignidad, es acreedor del respeto debido siendo humano; conjuntamente con el ánima, es santificado por la gracia y se transforma de este modo en templo del Espíritu Santo, en miembro del Cuerpo místico de Jesucristo. La contemplación deudora del cuerpo puede ser aun grave, cuando se la busca o bien sostiene previendo que sobrevendrá, o bien ensayando en verdad, una excitación carnal fuerte (v. lascivia). De ahí que es inaceptable, incluso en sitios de baño, el desnudo completo en personas adultas, cuando concurren los 2 sexos; y incluso cuando se encuentren tan solo personas del mismo, por lo menos si la costumbre, la edad, el entorno, la clase y condición de las personas no garantizan la debida corrección.


Quien cultive con esfuerzo la modestia en forma frágil, mas sosiega, no se daña, sino gana en virtud, cuando llega a practicar con determinada naturalidad todos aquellos actos, que, siendo objeto del pudor por un lado, son por otra precisos o bien recomendables en la vida. Debe conseguirse, en consecuencia, una modestia que no se ruborice de atender con limpieza de psique a los cuidados higiénicos más íntimos respecto de sí y, incluso de otros, cuando lo demanda la profesión o bien los deberes familiares; de aparecer en trajes convenientes al efectuar el deporte, de estudiar tranquilamente las auténticas obras de arte, etc..No obstante, cuando se cultiva de veras la modestia, nada de eso se transformará en pretexto para una sensualidad camuflada o bien para una lascivia larvada.


La modestia en la mujer tiene una manifestación propia en el empleo reservado de los ornamentos que contribuyen a preservar y ennoblecer la belleza, o bien a disimular y encubrir los defectos naturales. Hay cuidados del vestido, del semblante, de la piel, del pelo, de las manos y uñas, que en sí no tienen nada de censurable, cuando no sobrepasan las conveniencias del buen gusto, ni forman una vanidad obsesiva, ni demandan tiempo y gastos que no se le deben otorgar. En cualquier caso deben estar animados de una pretensión recta, y en suma deben suponer un valor más en el progreso de la sociedad. Mas hay mucho riesgo de desperdiciar tiempo y dinero en artificios que, más que destacar las dotes naturales, desestabilizan y incluso invierten los valores de la persona, incrementando los incentivos anatómicos a cargo de la discreción, madurez y cualidades del ánima. Por eso ciertos Progenitores de la Iglesia, inspirándose en la S. Escritura, denunciaran con expresiones muy duras las pinturas femeninas exageradas, como incentivos del vicio. Mas son aceptables las que determina un franco deseo de resultar agradable en sociedad; particularmente con relación a las personas íntimas, familiares, novio, cónyuge. E inclusive pueden ser laudables los artificios de la cirugía estética, tratándose de disimular defectos somáticos.


Restringiendo su término al modo de vestir, es buena cuando salva el pudor, en el respeto que demanda la dignidad de la persona. Admitirla acomodándose a ella, y, sobre todo, contribuir a su implantación en la sociedad, está de manera estrecha relacionada con la modestia. Mas asimismo con otros aspectos de la vida: empleo de tiempo y dinero, vanidad, exhibicionismo, etcétera Su alteración es desde entonces interés de sastres y mercaderes, que promueven esta inclinación femenina. Procurarla con la intención de corregir excesos o bien progresar detalles de la que está en vigor, es laudable. Proseguir las existentes, mientras que sean francas no es reprochable. Mas los cambios tienen que hacerse sin sacrificar jamás el fin y las demandas del vestido. Cualquier vestido introducido por una moda ha de ser sincero, o sea, ni su hechura ni sus proporciones puedan ser semejantes que, con lo que resalten las formas del cuerpo o bien con lo que dejen ver o bien adivinar, den ocasión de pecado. Es grave la responsabilidad de los que idean tendencias valientes y de los que contribuyen a que sean admitidas en la sociedad, fomentando un entorno de sensualidad y erotismo.


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 59 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Modestia (cristianismo) wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas