ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Nuestra Señora de Lourdes wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Nuestra Señora de Lourdes 


La advocacióncatólica de Nuestra Señora de Lourdes hace referencia a las dieciocho apariciones de la virgen María que Bernadette Soubirous (mil ochocientos cuarenta y cuatro-mil ochocientos setenta y nueve) aseveró haber presenciado en la cueva de Massabielle, a riberas del río Gave de Pau, a las afueras de la población de Lourdes, Francia, en las estribaciones de los Pirineos, en mil ochocientos cincuenta y ocho.


Ya en vida de Bernadette, multitud de católicos creyeron en las apariciones de la Virgen María como vehículo de la gracia de Dios, y el papa Pío IX autorizó al prelados local a fin de que dejara la adoración de la Virgen María en Lourdes en mil ochocientos sesenta y dos, unos diecisiete años ya antes de la muerte de Bernadette.


Bernadette Soubirous fue proclamada santa por Pío XI el ocho de diciembre de mil novecientos treinta y tres. Desde ese momento, la advocación de la Virgen María como Nuestra Señora de Lourdes ha sido motivo de gran adoración, y su santuario es uno de los más visitados del mundo: unos ocho cero cero de personas peregrinan allá todos los años.


La Iglesia católica invoca a Nuestra Señora de Lourdes como patrona de los enfermos.


Bernadette Soubirous, una adolescente pobre y iletrada de 14 años, aseguró haber visto en dieciocho ocasiones a la Virgen María en una cueva del rincón de Massabielle, al occidente de Lourdes entre el once de febrero y el dieciseis de julio de mil ochocientos cincuenta y ocho.


En la tercera aparición, la pequeña charló con la Señora en gascón, dialecto occitano que se emplea en la zona, la que se dirigió a ella utilizando el "" (voi) de cortesía y pidiéndole: "¿Me haría el favor de venir acá a lo largo de 15 días?" (Boulet aoue era gracia de bié aci penden quinze días?). Bernadette le prometió que lo haría. Por su parte, la Señora le anunció que no le prometía hacerla feliz en este planeta, sino más bien en el otro.


En consecutivas apariciones, el mensaje fue tomando cuerpo:



  • Invitación a la penitencia y a la oración por los pecadores (veintiuno de febrero).
  • Invitación a vivir una pobreza más evangélica.
  • Solicitud de que se hiciesen procesiones a la cueva y le fuera erigida allá una capilla (dos de marzo).

El veinticinco de febrero, conforme testimonió Bernadette, la Virgen le afirmó que fuera a tomar agua de la fuente y que comiese de las plantas que medraban con libertad allá. Ella interpretó que debía ir a tomar agua del próximo río Gave y cara allí se dirigió. Mas la Señora le enseñó con el dedo que escarbase en el suelo. Al excavar en el fango y también procurar tomar, Bernadette manchó su semblante, y sus ademanes y apariencia fueron motivo de escepticismo por la parte de muchas de las trescientos cincuenta personas presentes, en tanto que el manantial no se manifestó inmediatamente. No obstante, poco después brotó una fuente de agua que, hasta hoy, es meta de peregrinaciones por la parte de muchos católicos y que ha sido testigo de abundantes milagros. El manantial que afloró aquel veinticinco de febrero de mil ochocientos cincuenta y ocho genera 100 mil litros de agua al día, de forma continua desde aquella data hasta nuestros días.


Ante la reiterada solicitud de Bernardette de que revelase su nombre, el veinticinco de marzo de mil ochocientos cincuenta y ocho (en su decimosexta aparición) la Señora le afirmó : "Que soy era Immaculada Councepciou" ("Yo soy la Inmaculada Concepción"). El dogmacatólico de la Inmaculada Concepción de la Virgen María había sido ceremoniosamente proclamado el ocho de diciembre de mil ochocientos cincuenta y cuatro, 3 años ya antes. La expresión resultaba extraña al léxico de Bernadette y, de entrada, fue motivo de desconcierto, tanto en el propio Padre Peyramale -sacerdote de Lourdes- como en otras autoridades eclesiásticas y civiles. No obstante, Bernadette Soubirous sostuvo una consistente actitud de calma a lo largo de todos y cada uno de los incisivos interrogatorios que se le hicieron, sin mudar su historia ni su actitud, ni pretender tener un conocimiento alén de lo dicho respecto de las visiones descritas.

Bernadette y la aparición de la Virgen María. Bonneval.

El último interrogatorio frente a la comisión eclesiástica, encabezada por el prelados de Tarbes, Laurence, fue el 1 de diciembre de mil ochocientos sesenta. El anciano prelados acabó conmovido, al reiterar Bernardita el ademán y las palabras que la Virgen hiciese el veinticinco de marzo de 1858: “Yo soy la Inmaculada Concepción”.


El dieciocho de enero de mil ochocientos sesenta y dos, el anciano prelados de Tarbes publicó la carta pastoral con la que declaró que "la Inmaculada Madre de Dios se ha aparecido realmente a Bernardita". En ese año, el papa Pío IX autorizó al prelados local a fin de que dejara la adoración de la Virgen María en Lourdes. Desde ese momento los distintos pontífices han apoyado de múltiples formas la devoción y la peregrinación al santuario. El papa Pío X extendió la celebración de la memoria a toda la Iglesia. El papa Pío XI ratificó claramente la celebración de Nuestra Señora de Lourdes al beatificar a Bernadette Soubirous el seis de junio de mil novecientos veinticinco, y canonizarla en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción del Año Santo de la Redención, el ocho de diciembre de mil novecientos treinta y tres. En mil novecientos treinta y siete, exactamente el mismo Pío XI nombró a Eugenio Pacelli como encargado papal para visitar y adorar personalmente a la Virgen en Lourdes. El ocho de septiembre de mil novecientos cincuenta y tres, en celebración del centenario del dogma de la Inmaculada Concepción, el papa Pío XII, dictaminó en su Carta Encíclica Fulgens Corona la celebración de un Año Mariano (el primero en la historia de la Iglesia católica) en el mundo entero, mientras que describía los acontencimientos de Lourdes con las próximas palabras:


Naturaleza de la aprobación


Las apariciones se catalogan como revelaciones privadas y no públicas. Esto quiere decir que la Iglesia no las considera artículos de fe; no incorporan material nuevo como objeto de fe de la Iglesia, ni se precisa que sus fieles crean en ellas para salvación. En la fe de la Iglesia católica, Dios escoge a quién sanar y por qué razón medios, puesto que “sus pensamientos no son los míos, ni sus caminos son mis caminos, afirma el Señor” (Isaías cincuenta y cinco, ocho). En el decir de Blaise Pascal, «Dios tiene sus razones que nuestra razón no conoce».


Consecuencias de la aprobación

Estatuillas que representan la aparición de María a Bernadette en una gruta de Lourdes

Por otra parte, las autoridades de la Iglesia católica han expresado explícitamente su devoción a Nuestra Señora de Lourdes de diferentes formas. El veinticinco de marzo de mil novecientos cincuenta y ocho, centenario de aquella aparición en la que la "Señora" se presentó con las palabras "Yo soy la Inmaculada Concepción", el cardenal Angelo G. Roncalli —más tarde papa Juan XXIII, canonizado en 2014— consagró la enorme basílica subterránea de san Pío X. En la clausura del centenario de las apariciones de Lourdes, lo expresó así: "La Iglesia, por la voz de sus papas, no cesa de aconsejar a los católicos que presten atención al mensaje de Lourdes".


El calendario ritual católico festeja la Festividad de Nuestra Señora de Lourdes el día de la primera aparición, o sea, el once de febrero. En mil novecientos noventa y dos, el papa Juan Pablo II instauró la celebración de la Jornada Mundial del Enfermo a efectuarse el once de febrero de de año en año, en memoria ritual de Nuestra Señora de Lourdes.


En mil novecientos ochenta y tres y dos mil cuatro, Juan Pablo II en persona visitó Lourdes, como lo haría su sucesor Benedicto XVI el quince de septiembre de dos mil ocho, en celebración del ciento cincuenta aniversario de las apariciones de mil ochocientos cincuenta y ocho.


Hoy, el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes es uno de los sitios primordiales de peregrinaje católico en el planeta. Con una población de más o menos quince cero habitantes, Lourdes recibe en nuestros días la visita de unos ocho cero cero de peregrinos al año.


La Iglesia católica siempre y en toda circunstancia consideró a la Virgen María como una figura íntimamente cercana a todo sufrimiento humano, desde aquel instante descrito por el Evangelio de Juan:


A partir de los hechos testimoniados por Bernadette Soubirous, la Iglesia católica consideró a la Virgen María, en su advocación de Nuestra Señora de Lourdes, la patrona de los enfermos.


Es esencial indicar que tanto las apariciones de Lourdes como la existencia de hechos "no explicables a nivel científico por las leyes naturales" no forman artículos de fe —estos últimos incluidos en el Credo—.


"Le Bureau des Constatations Médicales" y de "Le Comité Médical International" de Lourdes, que rigen el análisis científico de las curaciones producidas en Lourdes, lo hacen de forma sumamente rigurosa. De los más o menos siete mil expedientes de sanación registrados desde las apariciones, solo sesenta y siete casos han sido reconocidos por la Iglesia como milagros en un siglo y medio. "La Iglesia siempre y en todo momento ha sido cuidadosísima sobre las curaciones", afirmó el facultativo francés Patrick Theillier, directivo de la oficina médica. "Prefiere no reconocer un milagro auténtico a proclamar uno donde no existe". De hecho, tal es el grado de rigor manifestado en este tema que la sanación de Marie Bailly, aquejada de peritonitis tuberculosa en último estadio (el renombrado "Dossier cincuenta y cuatro" de los Ficheros de "Le Bureau des Constatations Médicales" de Lourdes), y testimoniada por el mismísimo -y por entonces incrédulo- doctor Alexis Carrel (Premio Nobel de Fisiología o bien Medicina en mil novecientos doce), no se halla incluida entre los casos considerados prodigiosos por la Iglesia católica, sencillamente por una constatación deficiente del estado psíquico de la paciente anterior a su sanación (ver detalles más adelante).

Silueta del Santuario de Lourdes recortada en el cielo

La persona más joven que se considera recibió esa gracia fue un pequeño de dos años: Justin Bouhort, de Lourdes (Francia), que sufría hipotrepsia crónica blog post infecciosa con difiero del desarrollo motor. El más reciente reconocimiento de un milagro por la parte de la Iglesia Católica sobrevino en el año dos mil once. Además, se reconoció que seis milagros tuvieron sitio por intercesión de Nuestra Señora de Lourdes sin que los enfermos viajasen a Lourdes. Más del setenta por ciento de los milagros se generaron por contacto con el agua de Lourdes. A fin de que una sanación se considere prodigiosa se deben cumplimentar una serie de requisitos, entre aquéllos que se cuentan:



  • Que la enfermedad sea insanable, desde determinado punto de vista científico.
  • Que se haya puesto de manifiesto la total ineficacia de los fármacos o bien protocolos empleados en su tratamiento.
  • Que la sanación haya sobrevenido de forma súbita y no gradual.
  • Que la sanación haya sido absoluta, con efectos durables, y no únicamente una remisión.
  • Que la sanación no sea el resultado de una interpretación derivada del estado psíquico de la persona.

Un total de sesenta y nueve casos de sanación fueron considerados prodigiosos por la Iglesia católica. Entre ellos se cuentan los siguientes:



  • Jeanne Fretel, de Rennes (Francia). Visitó Lourdes el diez de mayo de mil novecientos cuarenta y ocho, a los treinta y uno años. Tenía peritonitis tuberculosa, con enflaquecimiento extremo y fiebre. Fue llevada a Lourdes en estado moribundo. Le fue dado un fragmento minúsculo de Eucaristía y despertó. Se notificó que fue "inmediata y de manera permanente curada" esa noche mientras que yacía en su silla de ruedas al lado del manantial. Ella aún no se había bañado en el manantial, ni bebido de su agua. Su sanación fue reconocida oficialmente el once de noviembre de mil novecientos cincuenta.


  • Hermano Léo Schwager, de Fribourg (Suiza). Visitó Lourdes el treinta de abril de mil novecientos cincuenta y dos, a la edad de veintiocho años. Padecía esclerosis múltiple desde los cinco años. Su sanación fue reconocida oficialmente el dieciocho de diciembre de mil novecientos sesenta.


  • Alicia Couteault, de Bouille-Loretz (Francia). Visitó Lourdes el quince de mayo de mil novecientos cincuenta y dos, a la edad de treinta y cuatro años. Padecía esclerosis múltiple desde hacía 3 años. Su sanación fue reconocida oficialmente el dieciseis de julio de mil novecientos cincuenta y seis.


  • Marie Bigot, de La Richardais (Francia). Visitó Lourdes en 2 ocasiones, el ocho de octubre de mil novecientos cincuenta y tres y diez de octubre de mil novecientos cincuenta y cuatro, a la edad de treinta y uno y treinta y dos años respectivamente. Sufría de aracnoiditis a nivel de la fosa siguiente (causal de su ceguera, sordera y hemiplegia).Su sanación fue reconocida oficialmente en Rennes, el quince de agosto de mil novecientos cincuenta y seis.


  • Ginette Nouvel, de Carmaux (Francia). Visitó Lourdes el veintiuno de septiembre de mil novecientos cincuenta y cuatro a la edad de veintiseis años. Sufría el Síndrome de Budd-Chiari (trombosis de las ramas primordiales de las venas suprahepáticas). Su sanación fue reconocida el treinta y uno de mayo de mil novecientos sesenta y tres en la diócesis de Albi.


  • Elisa Aloi, entonces Elisa Varcalli, de Patti (Italia). Visitó Lourdes el cinco de junio de mil novecientos cincuenta y ocho, a la edad de veintisiete años. Sufría tuberculosis osteoarticular y fístulas en diferentes sitios del miembro inferior derecho. Su sanación fue reconocida el veintiseis de mayo de mil novecientos sesenta y cinco en la diócesis de Messina (Italia).


  • Juliette Tamburini, de Marsella (Francia). Visitó Lourdes el diecisiete de julio de mil novecientos cincuenta y nueve, a la edad de veintidos años. Sufría osteoperiostitis femoral con fístulas y epistaxis. Su sanación fue reconocida el once de mayo de mil novecientos sesenta y cinco en la diócesis de Marsella.


  • Vittorio Micheli, de Scurelle (Italia). Visitó Lourdes el 1 de junio de mil novecientos sesenta y tres, a la edad de veintitres años. Sufría de sarcoma (cáncer) de pelvis. Su tumor canceroso era tan grande y horrible que desencajó su muslo izquierdo, dejando su pierna izquierda paralizada. Tras ser bañado en las aguas del manantial, se liberó del dolor y pudo pasear. La minoración del tamaño del tumor se generó inmediatamente, si bien la verificación final se efectuó en el mes de febrero de mil novecientos sesenta y cuatro, data en la que no solo el tumor había desaparecido por completo, sino además de esto se había recalcificado la unión con la cadera, habiendo retornado Vittorio a su vida normal. La sanación fue reconocida el veintiseis de mayo de mil novecientos setenta y seis en la diócesis de Trento.


  • Serge Perrin, de Lion d’Angers (Francia). Visitó Lourdes el 1 de mayo de mil novecientos setenta a la edad de cuarenta y uno años. Padecía de hemiplejia recurrente del lado derecho, con lesiones oculares, por trombosis a dos bandas de la arteria carótida. Los síntomas, que incluían cefalea, deterioro del habla y de la visión, y parálisis parcial del lado derecho, empezaron sin advertencia anterior en el mes de febrero de mil novecientos sesenta y cuatro. A lo largo de los próximos 6 años vivió recluído a una silla de ruedas, prácticamente ciego. En mil novecientos sesenta y nueve viajó a Lourdes, regresando en exactamente el mismo estado preocupante. A lo largo de su peregrinaje a Lourdes en mil novecientos setenta, sintió un calor repentino de pies a cabeza, regresando su visión y su capacidad de pasear sin ayuda alguna. Retornó de Lourdes con la confirmación médica de encontrarse curado. Su sanación fue reconocida oficialmente el diecisiete de junio de mil novecientos setenta y ocho en la diócesis de Angers.


  • Delizia Cirolli, entonces Delizia Costa, de Paternò (Sicilia, Italia). Visitó Lourdes el veinticuatro de diciembre de mil novecientos setenta y seis a la edad de doce años. Sufría del Sarcoma de Ewing en la rodilla derecha. Los doctores sugirieron la amputación puesto que el avance de la enfermedad podría resultar fatal, mas sus progenitores se rechazaron. La madre llevó a la pequeña a Lourdes. A su retorno a Italia, el tumor patentizó una veloz regresión hasta desaparecer toda patentiza del mismo. El tumor dejó su tibia angulada, requiriéndose una operación correctiva (osteotomía). La pequeña recomenzó a pasear, comer, y vivir en general. Su sanación fue reconocida el veintiocho de junio de mil novecientos ochenta y nueve en la diócesis de Catania (Italia). Ella se hizo enfermera.


  • Jean-Pierre Bély, de La Couronne (Francia). Visitó Lourdes el nueve de octubre de mil novecientos ochenta y siete, a la edad de cincuenta y uno años. Sufría esclerosis múltiple desde mil novecientos setenta y dos y su estado se estropeó un año tras otro. Cuando partió en peregrinación a Lourdes, el cinco de octubre de mil novecientos ochenta y siete, había sido reconocido por el sistema sanitario francés con un grado de invalidez total. En Lourdes, tras percibir la unción de los enfermos en la explanada del Santuario, ensayó una profunda paz interior. Súbitamente, recuperó la sensibilidad táctil y pudo moverse de nuevo. En el acto, no se atrevió a ponerse en pie. En la noche siguiente, una voz interior le repitió : «Levántate y anda», lo que hizo. Como a él mismo le agradaba destacar: «el Señor ha curado primero mi corazón, y después mi cuerpo». El médico que le atendió, doctor Patrick Fontanaud, agnóstico, reconoció claramente que resulta a nivel científico incomprensible lo que sucedió. Tras doce años de investigaciones médicas, su sanación fue oficialmente reconocida el nueve de febrero de mil novecientos noventa y nueve en la diócesis de Angoulême. Una comisión preceptiva declaró que esa sanación fue «un signo eficiente de Cristo Salvador, que se consumó por la intercesión de Nuestra Señora de Lourdes».


  • Anna santaniello de Salerno (Italia). Nacida, en mil novecientos once, padecía una cardiopatía severa derivada de fiebre reumática aguda, famosa en el entorno científico como enfermedad de Bouillaud. A consecuencia de su enfermedad, tenía contrariedades para charlar, estaba incapacitada para pasear, y presentaba ataques de asma severos, cianosis en el semblante y los labios, y edemas en los miembros inferiores. El dieciseis de agosto de mil novecientos cincuenta y dos, a la edad de cuarenta y uno años, peregrinó a Lourdes con la organización italiana UNITALSI (Unión Nacional Italiana de Transporte de Enfermos a Lourdes y al Santuario Internacional). Ella hizo el viaje a Lourdes en tren en una camilla. A lo largo de su estancia halló asilo en Notre-Dame, predecesor de la presente Casa de Nuestra Señora, en el Santuario, siendo objeto de vigilancia incesante. El diecinueve de agosto de mil novecientos cincuenta y dos fue conducida y también introducida a la piscina de Lourdes en camilla, saliendo del agua por sus medios. Esa tarde, participó de la procesión mariana de las antorchas. El Comité Médico Internacional de Lourdes calificó la sanación de la mujer de "excepcional" en mil novecientos sesenta y uno. El veintiuno de septiembre de dos mil cinco, la sanación prodigiosa de Anna santaniello fue reconocida oficialmente por monseñor Gerardo Pierro, arzobispo de la diócesis de Salerno (Italia), cuando contaba con noventa y cuatro años de edad. Anna santaniello confió después que, estando enferma, no rezó para sí en la cueva de Lourdes, sino más bien por un joven de veinte años, Nicolino, que había perdido el empleo de sus piernas tras un accidente.Continuó soltera y, en el ejercicio de la profesión de enfermera pediátrica, trató desde su regreso a Italia a cientos y cientos de pequeños desfavorecidos.

Para los fieles católicos, científicos o bien no, la atención no se centra en lo sorprendente o bien excepcional de los hechos ocurridos, sino más bien en Dios, de cuya autoridad mana el poder para efectuarlos. Del mismo modo que Jesús en los evangelios, "cuya discreción reduce al mínimo el peligro de una posible interpretación mágica", los fieles son llamados a vivir estos acontencimientos sencillamente, desconfiando de las grandes palabras.

Rowan Williams.

El veinticuatro de septiembre de dos mil ocho, el Arzobispo de Canterbury y primado de la Comunión AnglicanaRowan Williams peregrinó al mismísimo Santuario de Nuestra Señora de Lourdes para honrar a la Inmaculada Concepción, predicando ante veinte cero personas en la Eucaristía Internacional. En su homilía destacó:


Este hecho fue considerado como muy significativo en orden a la unidad de los cristianos y fue seguido por la visita histórica del papa Benedicto XVI al primado anglicano el diecisiete de septiembre de dos mil diez, en ocasión del cincuenta aniversario del primer encuentro de un papa y un arzobispo de Canterbury en los tiempos modernos, el de Juan XXIII y el arzobispo Geoffrey Fisher, el dos de diciembre de mil novecientos sesenta. A ello por su parte prosiguió el recibimiento de Benedicto XVI a Rowan Williams en la Urbe del Vaticano el dieciocho de noviembre de dos mil diez, poco una vez que 5 obispos anglicanos anunciasen su pase a la Iglesia católica, aprovechando el nuevo ordinariato creado a tal fin por la santa Sede. En tal ocasión, el Papa Benedicto XVI y Rowan Williams rezaron juntos. En el sentir de la Iglesia, Nuestra Señora de Lourdes forma un camino de superación de las divisiones entre los cristianos, en orden al cumplimiento del orden de Jesús: "Que todos sean uno" (Juan diecisiete, veintiuno).


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 101 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Nuestra Señora de Lourdes wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas