ıllı Portal sobre Cristianismo y Catolicismo (2018)

Portal wikinfo sobre cristianismo, catolicismo, biblia, santoral, vaticano, papa, tierra santa y peregrinaciones

 !Selecciona tu Idioma!

ıllı Todo sobre el Cristianismo y los Cristianos:

ıllı Último Adán wiki: info, historia y vídeos

COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

cristianismo, catolicismo y biblia

salud  Último Adán 


wikiGloria del Cristo recién natural de la presencia de Dios el Padre y el Espíritu Santo. Detalle de una pintura del techo de Daniel Gran en la Iglesia de santa Ana, de Viena. Adán y Eva son retratados ahora, con cadenas.

El Postrer, Final o bien Último Adán es un título dado a Jesús en el Nuevo Testamento. Títulos afines que asimismo se refieren a Jesús incluyen Segundo Adán y Nuevo Adán. John MacArthur iguala Último Adán con Segundo Adán.


Dos veces en el Nuevo Testamento se hace una comparación explícita entre Jesús y Adán. En Romanos 5:12-veintiuno, Pablo arguye que «así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, de esta forma asimismo por la obediencia de uno, los muchos van a ser constituidos justos». En 1 Corintios 15:22, Pablo arguye que «como en Adán todos mueren, asimismo en Cristo todos van a ser vivificados», al tiempo que en el versículo cuarenta y cinco llama a Jesús el «final/postrer/último Adán» (1 Corintios 15:45).


John Henry Newman usó la oración «Segundo Adán» en su himno «Praise to the Holiest in the height» que aparece por vez primera en The Dream of Gerontius


El título «Nuevo Adán» se resalta en la teoría de la recapitulación de la expiación.

Jesús saca a Adán y Eva de sus tumbas en la resurrección. Parekklesion, Iglesia del Santo Salvador en Chora, Estambul.

El apóstol Pablo contrasta a Adán y a Cristo como 2 personalidades colectivas o bien representativas (Romanos 5:12-21; 1 Corintios 15:20-veintitres, cuarenta y cinco-cuarenta y nueve) y considera a los humanos como teniendo la imagen de Adán y la de Cristo (1 Corintios 15:49). Cuando la desobediencia de Adán significaba pecado y muerte para todos, la mayor obediencia de Cristo reparó los daños ocasionados por Adán al traer la justicia y la exuberancia de la gracia (Romanos 5:12-veintiuno). Como «espíritu vivificante», el Último Adán resucitó de entre los fallecidos y nos convirtió mediante la resurrección a una existencia espiritual divino (1 Corintios 15:20-veintitres, cuarenta y cinco, cuarenta y ocho-cuarenta y nueve). De este modo la cristología paulina de Adán implicaba tanto la obediencia del Jesús terrenal (Romanos 5:) y el papel de Cristo resucitado como dador del Espíritu (1 Corintios quince).


El mismo símbolo, usado para expresar a Cristo como anatómico, la personalidad representante (y Adán como su presagio, Romanos 5:14), fue recibida arriba al expresar el ser de Cristo: es «el último Adán» (1 Corintios 15:45), o bien el «segundo hombre del cielo» (1 Corintios 15:47), y no uno hecho «de la tierra, terrenal» (1 Corintios 15:47; Génesis 2:7). Ciertos estudiosos advierten una referencia adánica en múltiples otros pasajes del Nuevo Testamento: por servirnos de un ejemplo, en el lenguaje sobre «la gloria de Cristo, el que es la imagen (gr. eikon) de Dios» (dos Corintios 4:4). Quizás esto es un eco del lenguaje de Génesis 1:26-veintisiete sobre Adán, siendo creado a imagen de Dios. Si es de esta forma, Pablo estaría pensando acá de Cristo como el Adán perfecto, con su humanidad expresándose con perfección en la imagen divina. Mas esta exegesis no es completamente contundente. Uno puede ser del mismo modo menos persuadido por aquellos que hallan una referencia a Adán en 2 pasajes hímnicos (o bien por lo menos poéticos): Colosenses 1:15-veinte y Filipenses 2:6-once.


Colosenses 1:15

Dios crea a Adán: nótese la representación simbólica de la mano de Dios en el brazo de Adán. Pintura de Jacopo da Empoli (mil seiscientos treinta y dos), Galería de los Uffizi.

En Colosenses 1:15, Cristo es llamado «la imagen (eikon) del Dios invisible, el primogénito de toda creación». De forma apartada, este versículo podría tomarse únicamente en un sentido adánico como una referencia a Cristo como el primer ser creado, el humano arquetípico que palpablemente refleja a Dios, el Autor invisible. No obstante, el contexto sugiere localizar el fondo en la sabiduría encarnada, la imagen perfecta de Dios (Sabiduría 7:26) y el agente de la creación (Proverbios 8:22-treinta y uno). Los versículos que prosiguen charlan de «todas las cosas» que son «creadas por medio de él y para él», de su ser «antes de todas y cada una de las cosas» y «todas las cosas en él subsisten», y de la totalidad de la Deidad habita en él (Colosenses 1:16-diecisiete, diecinueve). Cualquier paralelismo con Adán, quien fue sencillamente hecho a la imagen y similitud divina, queda descuidado acá. Por contra, diríase que todo lo creado, incluyendo lo invisible («sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades»; Colosenses 1:16) se produjo por medio de Cristo (como agente creativo) y para Cristo (como meta final); también, es el principio de la cohesión en la posesión del cosmos. Además de esto, es poco plausible argüir que un simple modelo adánico hace justicia al lenguaje de que «la totalidad de la Deidad» habita en Cristo (Colosenses 1:19-20; cf. Colosenses 2:9).


El contexto de Colosenses 1:15, en consecuencia, solicita interpretar «la imagen del Dios invisible» como señalando a Cristo estando en el lado divino y ser el revelador perfecto de Dios; una idea paralelamente con Juan 1:18 y dos Corintios 4:4. De la misma manera que el himno o bien poema en Colosenses, Hebreos asimismo retrata a Cristo como el equivalente preciso (divino) mediante quien el Padre habla y se revela, y que es quien mantiene el cosmos entero: «Él es el brillo de su gloria y la expresión precisa de su naturaleza, y mantiene todas y cada una de las cosas por la palabra de su poder» (Hebreos 1:3).


Todo el contexto de Colosenses 1:15-veinte sugiere una interpretación más adánica y humana de «el primogénito de toda creación». Cristo es el «primogénito» en el sentido de ser precedente y superior a toda la creación, como en razón de su resurrección de entre los fallecidos es supremo respecto a la Iglesia (Colosenses 1:18). El acentuado y repetido kai autos (gr. «y él») de Colosenses 1:17, dieciocho resalta la absoluta «preeminencia» de Cristo en el orden de la creación y la historia de la salvación; es preeminente tanto cosmológicamente y soteriológicamente. Él, a través del que el cosmos fue creado, es exactamente el mismo Cristo que formó la Iglesia levantándose de los fallecidos. Él ha participado activamente en la creación y la redención.


En el himno de Filipenses dos, cualquier interpretación adánica del estado precedente de Cristo, «en forma de Dios», y gozando «ser igual a Dios» (Filipenses 2:6) semeja transformarse en incierta por lo siguiente. Este estado divino y modo de existencia se pone en contraparte (el acentuado «sino» de «sino que se desposeyó a sí mismo») para el siguiente estado de «asumir la condición de esclavo», «hecho semejante a los hombres», y «estando en la condición de hombre» (Filipenses 2:7). Es lo que se afirma en el v. siete que primero pone a Cristo con la comunidad de los humanos y su imagen colectiva, Adán. Cristo pertenecía a la esfera eterna de la existencia divina (Filipenses 2:6), y se unió a la esfera humana (y adánica) únicamente cuando aceptó otro modo de existencia (Filipenses 2:7), que escondía su apropiado ser (divino). No obstante, al charlar de Cristo como negándose a emplear su divinidad para su beneficio o bien explotarla por sí solo, el v. seis asimismo podría estar contrastando su humildad (en transformarse en humano y fallecer la muerte de un esclavo) con la aspiración pretenciosa de Adán (y Eva) de gozar de la igualdad ilícita con Dios y ser «como Dios» (Génesis 3:5-seis).


Si se admite el círculo más extenso de referencias a Adán o bien se restringe a sí mismo a las claras referencias en Romanos cinco y 1 Corintios quince, el Nuevo Testamento utiliza el lenguaje adánico para expresar el ser de Jesús y, más todavía, su tarea y meta. En los tiempos blog post-Nuevo Testamento, el símbolo adánico probó una figura valiosa para Clemente de Alejandría, Orígenes (m. doscientos cincuenta y cuatro), Atanasio de Alejandría (c. doscientos noventa y seis-trescientos setenta y tres), Hilario de Poitiers (c. 315-trescientos sesenta y siete), Gregorio Nacianceno (trescientos veintinueve-trescientos ochenta y nueve), Gregorio de Nisa (c. trescientos treinta-trescientos noventa y cinco) y otros Progenitores de la Iglesia, cuando presentan y también interpretan la persona y obra de Cristo. Ireneo (c. ciento treinta-doscientos), particularmente, hizo mucho para realizar un mayor paralelismo antitético entre Adán y Cristo, con este último revirtiendo al descalabro del primero. En un pasaje propio de sus Adversus haereses, escribió:


El Corán equipara de manera directa a Jesús con Adán en concepto de de qué manera llegó a existir. Sura Al-Imran dice: «De cierto, de la similitud de Jesús ante Allah es la similitud de Adán, a quien creó de tierra y después le dijo: ¡Existe! Y existió».


COMPARTE EN TU RED SOCIAL PREFERIDA:

mas informacion


  ELIGE TU TEMA DE INTERÉS: 


autoayuda.es

  Cristianos (Wikinfo) 

autoayuda.es   BUSCADOR Cristiano    

 

USUARIOS:

Hay 474 invitados y ningún miembro en línea

cristianismo, catolicismo y biblia

cristianismo, catolicismo y biblia

 

WEBs RELACIONADAS:

 cristianismo, catolicismo y biblia

Está aquí: Inicio > [ CRISTIANISMO ] > ıllı Último Adán wiki: info, historia y vídeos

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver políticas